Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presiones para que la CE impida a una OPA surafricana controlar la británica Gold Fields

FÉLIX MONTEIRA, La oferta pública de adquisición de acciones (OPA) lanzada por el grupo surafricano Anglo-American contra el británico Gold Fields ha desembocado en la petición de intervención a la Comisión Europea para evitar una concentración oligopolista en el mercado del oro, del platino y de los metales estratégicos. El Gobierno británico tiene en sus manos estos días una patata caliente, obligado a tomar una decisión sobre la OPA hostil de un holding luxemburgués, Minorco, contra el gigante minero del país, Consolidated Gold Fields.

Aunque el montante de la oferta de adquisición de acciones asciende a 580.000 millones de pesetas, esta operación financiera, récord en Europa, no habría derivado en problema de Estado si Minorco no fuera una filial de la multinacional surafricana Anglo-American Corporation, propiedad, al igual que la compañía líder en diamantes, De Beers, de la célebre familia Oppenheimer.Rudolph Agnew, patrón de Gold Fields, urgió el pasado 11 de octubre al Gobierno del Reino Unido a tomar una decisión sobre el conflicto.

Aunque Agnew no lo dijo, se interpreta que lo que pide es el veto para un asunto que, en su opinión, debería ser remitido a la Comisión Antimonopolios.

El grupo surafricano, antes de lanzar su OPA a finales de septiembre, era ya el principal accionista de su presa británica, con el 29% del capital.

Contra la invasión se ha desatado una campaña de presiones, con movilización incluida del lobby antiapartheid, que ha llegado hasta el Parlamento Europeo.

Los eurodiputados del grupo Demócratas Europeos Peter Price y el español Pedro Argüelles han presentado una interpelación a la Comisión Europea que se debatirá en el pleno del 24 al 28 de octubre.

El grupo liberal ha adoptado una iniciativa similar y otras agrupaciones estudian actuar en el mismo sentido.

El conservador británico Peter Price ha remitido además una carta al comisario Peter Sutherland, responsable de la defensa de la libre competencia, en la que se solicita la intervención del órgano ejecutivo de la CE para impedir una acumulación excesiva de mercado.

Fuentes comunitarias opinan que es muy difícil ir más allá de un toque de atención sobre el Gobierno británico, puesto que las directivas sobre las OPA y las fusiones de empresas aún no han sido aprobadas.

Diversificación

Anglo-American es líder en producción de diamantes, oro, platino y otros metales.

El grupo ha iniciado una estrategia de diversificación geográfica de sus intereses para sortear las dificultades que plantea la situación política surafricana. Gold Fields es prácticamente la segundona mundial en metales estratégicos, con intereses muy fuertes también en Suráfrica, además de en el Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Australia. Curiosamente, ambos grupos, ahora enfrentados a muerte por culpa de la OPA hostil, tuvieron hace más de 100 años un origen común: fueron creados por el mítico Cecil Rhodes, el fundador de Rhodesia.

Si el Gobierno británico, que debe pronunciarse antes del 22 de octubre, decidiera aprobar la fusión, Anglo-American pasaría a controlar del 20% al 32% del mercado del oro, del 60% al 74% del platino y del 30% a casi el 60% del titanio, un mineral clave para la industria aeroespacial.

En sus manos quedaría también más del 70% del circonio, un metal indispensable para las industrias nuclear, de defensa y de fabricación de cerámicas especiales.

El peligro mayor, según Pedro Argüelles, no radica en el oro, dado que las reservas mundiales acumuladas convierten en relativamente poco decisiva sobre el precio de este metal la producción anual.

"La amenaza más grave de esta enorme operación financiera apunta hacia el platino, cuyo mercado crecerá vertiginosamente los próximos años en Europa", concluyó.

Al margen de las aplicaciones actuales, las normas de la CE para equipar a los vehículos de gran cilindrada con filtros catalíticos anticontaminantes van a disparar la demanda de platino, un componente esencial de estos catalizadores.

Un panorama del mercado del platino en 1987 puede dar una idea de la evolución de la demanda por el metal. El año pasado la demanda mundial fue. de 3,32 millones de onzas con un incremento del 15% sobre 1986. Pese a que las entregas de platino primario crecieron un 9,5% y superaron por primera vez en la historia las tres millones de onzas, no se alcanzó a satisfacer la demanda creándose un déficit del metal de 220.000 onzas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 1988

Más información

  • Anglo-American puede monopolizar los metales estratégicos