Tribuna:Tribuna
i

Se afianza el corto plazo

Las expectativas de la inversión a corto plazo continúan mandando en los mercados de valores y, a juzgar por los resultados, no lo hacen del todo mal. En esta jornada de cierre semanal han sido unos cuantos valores los que han conseguido crear un ambiente en el que los inversores pudieran moverse con cierta confianza. El dinero atacó con fuerza en los sectores de construcción y alimentación, aunque sin generalizar demasiado, dejando al resto de los grupos en esa zona de nadie en la que ni compradores ni vendedores encuentran motivos para intervenir.La contratación continúa estancada en torno a los 7.000 millones de pesetas efectivas, con un progresivo retroceso del sector bancario en beneficio de aquellos valores capaces de generar rumores. Por ahora son un par de inmobiliarias y alguna azucarera las sociedades que acaparan la atención de la especulación, pero el mercado ya empezaba a mover a algunas químicas para la semana próxima, justo para cuando se confirmen o desmientan los rumores en curso.

El sector bancario volvió a resumir la ausencia de expectativas globales mediante una serie de repeticiones y un retroceso en lo que se refiere a los siete grandes. En electricidad y comunicaciones tampoco se dieron cambios importantes, manteniéndose el volumen del negocio casi bajo mínimos.

Este estancamiento de los pesos pesados permitió que el índice general acusara los avances de los valores de moda, situación que llevó a un cierre con algunas posibilidades para el próximo lunes, a pesar de que salió algún papel para aquellos valores que más plusvalías habían acumulado en las dos últimas sesiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50