Con el final de 'Cara a cara' se reduce el tiempo de debate político en TVE

El programa se despide hoy con Alfonso Guerra como invitado especial

Los programas de debate político, que inicialmente iban a aumentar su presencia en la programación de TVE-1 en el cuarto trimestre, quedarán reducidos desde hoy a la emisión cada jueves de Derecho a discrepar. La sustitución de Cara a cara por un telefilme de producción propia (Gatos en el tejado) pone fin a una experiencia que no ha podido cumplir los objetivos iniciales con los que se creó. En ningún caso se ha conseguido realizar un auténtico coloquio frente a frente entre dos oponentes.

El programa Cara a cara se despide hoy de la programación de Televisión Española. En este último espacio, el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, será el invitado central. Junto a él participarán los periodistas José Ramón González Cabezas, de La Vanguardia; Emilio Romero, de la cadena COPE; Manuel Campo Vidal, de la cadena SER; y el moderador, Eduardo Alonso, de TVE.Cara a cara ha conocido desde su puesta en marcha diversas polémicas y estructuras diferentes. El gran fracaso del espacio ha sido sin duda el de no haber conseguido cumplir el objetivo inicial con el que había nacido. Los enfrentamientos cara a cara han sido rechazados una y otra vez por los invitados al espacio, lo que ha obligado a los responsables del programa a recurrir siempre a la fórmula del encuentro de un invitado con periodistas, al estilo del Meet the press, uno de los más clásicos programas de la televisión norteamericana, que cada mañana de los domingos emite la cadena NBC.

El programa recibió duras críticas tras la emisión de los primeros espacios por la repetida presencia de políticos socialistas como invitados especiales. El esquema inicial, en el que el moderador variaba cada semana, también se modificó para designar a Eduardo Alonso, subdirector de los servicios informativos diarios de Televisión Española, como presentador fijo.

La desaparición de Cara a cara se ha justificado por parte de los directivos de la casa por dos motivos. En primer lugar se ha aludido a la dificultad de encontrar invitados que aceptasen las condiciones del programa, y por otra parte, debido a la anunciada puesta en marcha de una tertulia política de madrugada.

Debates buscados

En efecto, pese a que Televisión Española intentó en diversas oportunidades buscar confrontaciones frente a frente, en ningún caso se consiguió. Debates buscados, como los de los miembros de Alianza Popular José María Aznar y Antonio Hernández Mancha, los comunistas Santiago Carrillo y Julio Anguita, o el que debía haber enfrentado al secretario de Estado del Deporte, Javier Gómez Navarro, con el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Antonio Baró, no llegaron a realizarse nunca. En cuanto a la supuesta duplicidad que podía provocarse con el comienzo de la tertulia nocturna, al final la imposibilidad de TVE de encontrar al equipo que la realizara ha provocado el aplazamiento temporal del proyecto. Pese a ello, la suspensión de Cara a cara se ha hecho efectiva.El hueco quedará cubierto en la programación por el inicio de la serie Gatos en el tejado, dirigida por Alfonso Ungría y producida por la propia TVE, con lo que la programación perderá un bloque de información y debate político y aumentará el tiempo dedicado a los programas de ficción. Con el nuevo esquema, Derecho a discrepar, de Miguel Ángel Gozalo, pasa a convertirse en el único espacio de TVE abierto a la discusión sobre la actualidad política.

Cara a cara comenzó a emitirse hace cinco meses con la intervención del presidente del Banco Exterior de España, Miguel Boyer. En total han participado 24 invitados centrales y una larga serie de periodistas pertenecientes a diferentes medios de comunicación.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS