Desertores del Polisario

J. V.,"Fui a Tinduf con unos ideales y descubrí una realidad distinta. La vida era muy dura, muy injusta. En 13 años sólo salí una vez a Libia, a hacer instrucción, y otra a Cuba, a un curso de artillería. En ambos viajes los militantes del Polisario nos escoltaban como si fuéramos prisioneros". Un mostacho atraviesa el rostro redondo de Jarbuch, el artillero del Ejército Independentista Saharaui, que acaba de regresar a El Aaiún. Jarbuch está rodeado de una quincena de jóvenes que han vivido una peripecia semejante: la del cambio de bando.

Todos coinciden en su asombro ante los grandes cambios de El Aaiún y en su reproche a lo que llaman "estilo marxista-leninista" que, dicen, el Polisario imprime a la vida en Tinduf.

Más información

"Algunos del Polisario", prosigue Jarbuch con un fuerte acento cubano, "tenían las ideas de Gaddafi; otros, las de Castro; los más, las de Argelia. Se empeñaban en separar las familias y las tribus para acabar con las formas tradicionales de la vida saharaui. Los contactos con el extranjero estaban estrictamente prohibidos".

Los ex combatientes del Polisario estiman que sólo un 45% de los habitantes de los campamentos de Tinduf son originarios del Sáhara occidental. Calculan que un 30% viene de Mauritania, un 15%, de Argelia, y un 10%, de Malí y de Níger.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de septiembre de 1988.

Lo más visto en...

Top 50