Procesado un cabo por presuntos malos tratos a un recluta que falleció

El titular delJuzgado Togado Militar número 16, con sede en Valencia, ha procesado al cabo primero José Manuel G. M., quien ordenó al recluta Francisco Fernández, de 19 años, que efectuara múltiples ejercicios de gimnasia tras haber llegado entre los rezagados durante unas pruebas físicas. El recluta sufrió un desvanecimiento y murió horas más tarde. Los hechos ocurrieron el pasado día 1 de septiembre en el acuartelamiento de Paterna (Valencia). En su momento, la Capitanía General negó que el recluta hubiera sufrido malos tratos.

Miembros de la Policía Militar condujeron al mediodía de ayer a José Manuel G. M. a un departamento para presos preventivos ubicado en la localidad de Bétera. El juez togado le había notificado minutos antes el auto de procesamiento.En el auto se presume un abuso de autoridad con malos tratos y una actitud denigrante, pero no se especifica que la causa de la muerte guarde relación directa con los ejercicios físicos a los que fue sometido. La autopsia revela que se produjo una muerte natural "por parada cardiorespiratoria", aunque se está a la espera de nuevos análisis. Mientras el juez militar ha concluido ya la instrucción del sumario, una juez civil, que también tramita el asunto, aún no ha tomado declaración alguna.

Tras la publicación de las primeras noticias sobre estos hechos, la Capitanía General de Valencia emitió una nota el día 5 de septiembre en la que rechazaba que el recluta fallecido hubiera sido sometido a malos tratos. En la nota se especificaba que Fernández efectuó ejercicios gimnásticos similares a los que habían realizado los compañeros que realizaron mejor varias pruebas,

Versión contradictoria

Las declaraciones prestadas ante el juez por varios compañeros del fallecido ofrecieron una versión diferente. Según éstos, el cabo sometió a Fernández a duros ejercicios físicos.Por otra parte, Irene Fernández, madre del recluta fallecido, dijo a este periódico que el cabo primero ahora procesado había causado continuos problemas a su hijo, según le contaba éste durante los permisos Irene Fernández ha intentado ser parte en el procedimiento militar, pero hasta el momento esta posibilidad ha sido rechazada, según su abogado José María Merlos. En el proceso tramitado en un juzgado civil sí está personada la madre del recluta. La familia vive en Cerdanyola (Barcelona).

La madre comentó que su hijo sólo se quejaba en casa del cabo procesado, pero no de la actitud de otros mandos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS