Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hernández Mancha admite que otro sea candidato de la derecha en las elecciones

Antonio Hernández Mancha anunció ayer a la junta directiva, máximo órgano directivo de AP, que en el próximo congreso nacional del partido, previsto para mediados de enero de 1989, se presentará a la reelección como presidente de Alianza Popular. El dirigente aliancista precisó en una conferencia de prensa posterior que no excluye la hipótesis de que el candidato a presidente del Gobierno en las próximas elecciones legislativas sea otra persona distinta a él, a la vez que aseguró que en estos momentos no se siente "acosado, ni cuestionado, ni Rambo".

El anuncio hecho por Antonio Hernández Mancha cuando todavía faltan más de seis meses para la celebración del. congreso nacional de AP, y pocos días después de que haya trascendido la disposición de Abel Matutes a asumir la presidencia aliancista, si el partido se lo pide, supone cuando menos una respuesta a los planes del comisario europeo, el cual había condicionado su candidatura a que el propio Hernández Mancha le invitase a tomar las riendas del partido. Incluso el actual presidente aliancista comentó ayer que Matutes nunca le ha dicho que quiera abandonar su cargo en la comisión europea. "Más bien me ha dicho lo contrario", apostilló.La revelación de que se presentará a la reelección no concitó una reacción unánime en la junta directiva nacional, si bien fueron mayoritarios los aplausos de aprobación frente a los silencios, en un órgano muy representativo de la correlación de fuerzas, ya que de él forman parte los presidentes provinciales del partido.

El anuncio de Hernández Mancha abre en términos políticos el proceso precongresual y presumiblemente el debate sobre los cambios que se consideran necesarios para rivalizar con más consistencia con el PSOE en las próximas elecciones al Parlamento europeo, en primer término. Hernández Mancha advirtió ayer que estos comicios, previstos para finales de la primavera de 1989, y las elecciones autonórnicas en Galicia, que se celebrarán a finales del otoño de ese mi.smo año, son desde ahora las "prioridades máximas" de AP.

División

Si bien el candidato aliancista a la presidencia de la Generalitat, Jorge Fernández, había comentado en relación con los resultados electorales en Cataluña -"ni esperados, ni apetecidos"- que "toda imagen nacional de división del partido incide en Cataluña", Hernández Mancha rehuyó precisar en donde se encuentra la falta de unidad, e incluso replicó: "AP es un partido complejo, plural, pero las ideas son únicas, admirablemente únicas. No hay sectores. Hay unidad en las ideas y eso hace que podamos realizar unos debates políticos profundos".

El máximo dirigente de AP aseguró que no ha pensando en dimitir de su puesto "nunca, ni antes, ni ahora. Sé", agregó, "que es mucho lo que se puede hacer en este partido y yo quiero hacerlo siempre que cuente con el apoyo de los militantes. La democracia", insistió, "es la ley de los votos. Lo demás es respetabilísimo pero claudica ante eso". En un comentario presumiblemente dirigido a un advesario en potencia y que incluso sugería cierto desafío, sentenció: "Yo me presentaré al, próximo congreso [para la presidencia del partido] y todo el que quiera hacerlo debe hacerlo; no sólo es que pueda".

La junta directiva aliancista, que según su presidente "cerró filas" ante los resultados electorales en Cataluña, aprobó el nombramiento de Manuel Renedo, portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular, como sustituto de Alfonso Osorio al frente de la comisión encargada de homogeneizar el discurso político de AP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 1988

Más información

  • El presidente de AP no se siente "acosado, ni cuestionado, ni Rambo"