Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Todo se limitó a corregir excesos

Los mercados de valores se han dedicado en esta última sesión a efectuar una serie de correcciones a las caídas del día anterior, que querían tener toda la apariencia de una reacción técnica. El asunto era sumamente sencillo, sobre todo teniendo en cuenta que algunos valores habían bajado bastante más de lo que cabía esperar de los volúmenes de papel y dinero con que contaron en sus corros. Aun así, en pocos casos se consiguieron recuperar en su totalidad las cantidades perdidas en una sesión en la que los nervios tuvieron un papel importante.Los corros gozaron de mayor animación, aunque se echó de menos una presencia más activa del dinero, que se limitó a tomar posiciones en aquellos valores que cuentan con más posibilidades de reaccionar si el ambiente se muestra favorable. Los valores eléctricos fueron de los pocos que en conjunto remontaron posiciones con facilidad, aunque el mérito, es más atribuible a los recortes anteriores que al interés de los compradores.

Entre los valores industriales se produjeron las primeras sorpresas de la jornada, ya que algunos de ellos continuaron cediendo posiciones a pesar del ambiente que se respiraba. La salida de las cotizaciones del sector bancario demostró lo lejos que se estaba de recuperar el terreno perdido, pues el papel continuaba dominando unos valores que, no obstante, aprovechan cualquier oportunidad para subir. El Banco Santander se saltó la recomendación de repetir de la caja y decidió subir 10 enteros, lo cual ayudó a que el grupo registrase una pequeña subida en su índice particular.

Las posiciones al cierre mostraban un mercado cansado y con una buena cantidad de dudas sobre su evolución a corto plazo, sobre todo después de ver la pequeña reacción del mercado norteamericano tras una sesión en la que también dominaron las bajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988