LA CRISIS AZULGRANA

La nota

"Queremos dejar claro que la plantilla está unida pese a los continuos intentos del presidente y la directiva de dividirla y a la vez hacemos constar que el entrenador nos ha respaldado en todo momento", señala el primer punto de la nota de la plantilla. "La profesionalidad y honestidad de la plantilla no puede ponerse en duda por nada ni por nadie". El segundo punto señala: "Hemos perdido toda la confianza en el presidente, que nos ha decepcionado como persona y humillado como profesionales"."Nos sentimos totalmente engañados por el presidente al no haber cumplido los compromisos pactados y, además, es inaceptable que responsabilice a los jugadores y demás de sus propios errores", explica el tercer punto.

Más información
A puñetazos
Casaus: "Lo que se solicita es imposible"

"El presidente", reza el cuarto, "no tiene ningún respeto a la afición, a la cual critica, y provoca a nosotros los jugadores para enfrentarnos a ella". "No existe relación humana entre jugadores y presidente", señala el siguiente apartado. 'Siempre ha intentado comprarnos y separarnos. Durante los últimos tres meses no se ha atrevido a entrar en los vestuarios y, en la final de la Copa del Rey, no tuvo ni la obligada cortesía de saludarnos y felicitarnos por miedo a una airada reacción delante del presidente de la Generalitat [Jordi Pujol] y el alcalde de Barcelona [Pasqual Maragall]".

"El presidente nos ha demostrado en varias ocasiones que su directiva realmente no existe", señala el punto sexto del documento. "A los jugadores", termina el último apartado, "nos produce tristeza ver cómo este histórico club, con valores que siempre han representado la idiosincrasia del pueblo catalán, se va deshumanizando de esta forma. Nuestro criterio es recuperar un club serio y respetado por todos, que afronte y resuelva los problemas personales, profesionales y económicos que puedan plantearse. El clima de relación personal y serenidad, hoy, no existe. Un club como el nuestro no puede permitirse vivir en un clima de constante intranquilidad".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS