Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas por el retraso en reparar un colegio que se hundió en enero

Un grupo numeroso de padres del colegio público Francisco de Luis, del barrio de Moratalaz, se encerró, a partir de las nueve de la noche de ayer, en la sede de la junta municipal de distrito como protesta por el retraso en el comienzo de las obras de reparación del colegio, una de cuyas alas permanece cerrada por su estado de ruina desde el pasado 18 de enero.

Ese día se desprendió parte del techo del pabellón donde recibían clases 270 alumnos de la segunda etapa de EGB. El cierre del pabellón supuso también el del gimnasio.

Los alumnos sin aula han tenido que repartirse por las clases restantes, en un sistema de doble turno que, según fuentes de la Asociación de Padres de Alumnos (APA), afecta a su rendimiento escolar y provoca molestias a sus familias y a los profesores.

La APA habla de "tomadura de pelo" por parte de las autoridades, y recuerda que el concejal del distrito de Moratalaz-Vicálvaro Victorino Granizo les comunicó el pasado 4 de marzo que pediría a la Delegación Provincial de Educación que se hiciera cargo del coste de las obras, fijado en unos 10 millones de pesetas, sin que hasta el momento se haya vuelto a saber nada. Los padres han denunciado el caso al Defensor del Pueblo y a Presidencia de Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 1988