Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco NatWest-March volverá a tener una mayoría estable de capital nacional

El Banco NatWest-March, participado hasta ahora a partes ¡guales por la Banca March y el National Westminster Bank, volverá a tener mayoría de capital nacional si las autoridades económicas aprueban la propuesta de compra realizada de la mayoría del capital del Banco de Asturias, aportado por el grupo March, Alfredo Lafita y Enrique Piñel, y una ampliación de capital realizada por el banco inglés por valor de 6.000 millones de pesetas, según distintas fuentes del sector. La noticia, que se concretará a lo largo de esta semana, no ha podido ser confirmada en medios del NatWest-March.

El Banco NatWest-March, formado hace tres años por las oficinas que la Banca March tenía en la Península y capital desembolsado por el National Westminster Bank a partes iguales, volverá a tener mayoría de capital nacional mediante una operación doble que supone la incorporación del 84% del capital del Banco de Asturias, transformado en acciones nuevas de Natwest-March, y una ampliación de capital de 6.500 millones de pesetas.Las acciones del Banco de Asturias las aportará el grupo March, en tomo al 60% del capital; Alfredo Lafita, que tiene el 20%, y Enrique Piñel, con un 5%. La conversión del capital del Asturias en acciones nuevas del NatWest-March va a hacer que el capital nacional represente el 53% del total mientras que el británico se reduzca al 47%. La Banca March tendrá el 47%, Lafita el 5% y Piñel en torno al 1%.

La nacionalización del NatWest-March será estable ya que, según fuentes solventes no contrastadas con el máximo ejecutivo del banco, Alfredo Lafita, que no pudo ser localizado ayer, "existe el compromiso de no vender la mayoría del capital hasta bastante después de 1992, año en el que la libertad de establecimiento para las instituciones financieras europeas será prácticamente absoluto".

Más implantación

La compra de la mayoría del capital del Banco de Asturias por parte de NatWest-March supondrá el fortalecimiento de este último banco, con nuevas inyecciones de capital y una red de oficinas que superará las 160, pero no implica la desaparición del Asturias. Esta última entidad se concentrará en el Principado y, posiblemente, en la zona de León, cediendo el resto de oficinas a NatWest-March, que busca consolidarse como banco mediano en pleno proceso de expansión.La operación, que formalmente no ha sido autorizada todavía por el Ministerio de Economía, que es quien debe dar la luz verde al proyecto ya que se trata de que un banco adquiera la mayoría del capital de otra entidad financiera, sí parece contar con el informe favorable preceptivo del Banco de España, cuyo consejo ejecutivo lo habría estudiado la semana pasada. El informe, no vinculante pero preceptivo, del Consejo Superior Bancario no ha sido emitido todavía pero podría serlo en la reunión que este organismo celebrará la próxima semana.

En fuentes del sector se señala que la autorización del Banco de España se ha conseguido porque la operación tiene como resultado último la constitución de una nueva mayoría de capital nacional en el banco adquirente porque de otra forma, y en virtud de que se mantienen las restricciones para que bancos extranjeros adquieran entidades españolas durantes estos años, no habría sido posible.

Con esta solución se cierran varios meses de conversaciones entre los principales accionistas de NatWest-March, el National Westminster y la Banca March, con vistas a buscar el camino de expansión de la entidad. En un primer momento se pensó en la fórmula que finalmente se ha adoptado, pero la parte británica no parecía muy dispuesta a realizar la inversión por lo que el grupo March ofreció a Alfredo Lafita, vicepresidente y consejero delegado de NatWest-March, la presidencia del Asturias y una participación importante del capital.

Con esa solución parecía que se descartaba la posibilidad de potenciar al máximo al banco hispano-inglés aunque las conversaciones han continuado para acabar encontrando una fórmula que parece satisface a todos y sirve de ejemplo para algunos que tratan de conseguir autorización para la venta de paquetes de control de acciones a grupos extranjeros a cambio de conseguir una expansión similar en otros países europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1988

Más información

  • La absorción del Banco de Asturias supone la entrada como accionistas de Alfredo Lafita y Enrique Piñel