Indicios de actuación criminal en la muerte de un atracador por dos policías

La fiscalía de la Audiencia Territorial de Barcelona considera que existen indicios racionales de criminalidad en la actuación del inspector de policía Jesús Alfredo Gutiérrez Argüelles en la muerte de un supuesto atracador, José Fernando Gómez Martín, ocurrida en Barcelona en febrero de 1984. A esta misma conclusión se ha llegado sobre otro inspector que intervino en los hechos. El inspector Gutiérrez Argüelles fue condenado en rebeldía por un tribunal francés por el intento de secuestro a un presunto etarra.

Gómez Martín murió a consecuencia de los disparos efectuados por los agentes, ahora objeto de investigación judicial, que habían montado un dispositivo a altas horas de la noche para detenerle, según el atestado policial realizado en su día. El fallecido regresaba a Barcelona en compañía de una mujer, quien también resultó herida en el tiroteo, después de haberse apropiado de 250 gramos de hachís y de la placa de un policía nacional que le había propuesto la venta de la droga.

Según el atestado policial, la muerte del supuesto delincuente se produjo cuando éste desobedeció el alto policial y disparó contra los agentes. De acuerdo con otras versiones, Gómez Martín no tuvo tiempo de disparar. La autopsia realizada al cuerpo del fallecido certifica que la bala que causó la muerte penetró por la espalda.

Las diligencias iniciadas por la muerte del supuesto delincuente fueron encontradas tres años más tarde al celebrarse el juicio contra Juan José Morales, miembro del Cuerpo Nacional de Policía que propuso la venta de la droga al fallecido. En este espacio de tiempo se paralizaron las diligencias por la muerte y se desconoce por qué razón fueron incluidas en el sumario por tráfico de drogas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de febrero de 1988.

Lo más visto en...

Top 50