Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grupos Gevaert y Suez acuerdan oponerse a que Benedetti controle la SGB

Los dos principales rivales del magnate Carlo de Benedetti concluyeron en la noche del miércoles al Jueves un inesperado acuerdo para impedir al raider Italiano hacerse con el control de la Société Générale de Belgique (SGB), el mayor holding belga. El grupo belga Gevaert, encabezado por el hombre de negocios flamenco André Leysen, y la Compagnie Financière de Suez, radicada en París, anunciaron ayer de madrugada su pacto en un comunicado en el que recalcan "el anclaje belga del accionariado de la SGB".

, A través de un portavoz del grupo Cerus, en manos de Benedetti, el presidente de Olivetti reaccionó ayer inmediatamente, señalando que "no sólo estamos empatados" en número de acciones, 'sino que tenemos la ventaja de estar solos ante un frente franco-belga de 18 sociedades totalmente heterogéneas" que, en su opinión, no tardará en dislocarse.Gevaert y sus amigos belgas poseen el 27,5% del capital, al que hay que añadir un 15% perteneciente a Suez, y, según Leysen, gracias a otros pequeños aliados consigue elevarse hasta el 50% de la propiedad de la Générale, como se conoce al banco en Bélgica

Hace casi cuatro semanas, Benedetti anunció que se había hecho con el control del 18,6% del holding belga, pero, según agentes de cambio y bolsa bruselenses, desde entonces compró algo más de un 10% de las acciones del banco y, por último, el martes obtuvo finalmente el permiso para lanzar a OPA (oferta pública de adquisición de acciones) sobre otro 15%, con lo que logra alcanzar en torno al 45%.

Con los datos proporcionados por ambas partes, el dúo Gevaert y Suez dispondría de una ligera ventaja frente a Benedetti, pero este último puede jugar aún dos bazas para desbaratar los planes de sus dos adversarios, que, estimulados por la dirección de la SGB y probablemente por las autoridades de Bélgica, pactaron que el holding siga siendo belga.

La primera baza es la denuncia que el raider italiano formuló ante la justicia belga contra Suez por su compra de acciones fuera y dentro de la bolsa, que asimila a una OPA clandestina e ilegal tras la presentación ante la Comisión Bancaria de su propia OPA.

La batalla sigue

Benedetti puede además, y ésta es su segunda baza, intentar dividir el reagrupamiento un tanto heteróclito que Leysen -apoyado por Suez- ha logrado poner en pie, con tanta mayor razón que está integrado por sociedades no belgas que comparten intereses con el condottiere italiano en otros lugares de Europa. Aunque supone un serio revés para sus proyectos, el acuerdo Gevaert-Suez no significa aún el final de la partida por el poder en un holding que controla la tercera parte de la economía belga, y el portavoz de Cerus no dudaba en sostener ayer "que seguimos teniendo ventaja".El pacto de Leysen con sectores financieros franceses neogaullistas integrados en Suez ha constituido una gran sorpresa en Bruselas, donde todos los círculos informados daban por casi seguro un compromiso entre el hombre de negocios flamenco y el raider italiano que hubiese permitido a este último imponer sus métodos de gestión sobre la SGB.

Entrevistado por la radio belga, Leysen explicó que había optado por sellar su alianza con Suez porque así daba a la SGB "un anclaje muy sólido en Bélgica". "Su gestión estará en manos belgas, en manos muy seguras, y esto era importante". Con Benedetti 'había cuestiones de principio sobre las que no nos pusimos de acuerdo".

El miércoles, Benedetti, en un intento de evitar una guerra sin cuartel con Leysen, había propuesto al hombre de negocios flamenco que se hiciese cargo de la presidencia de la Générale, a pesar de que el raider italiano contaba con la fuerza necesaria para aspirar a este puesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de febrero de 1988

Más información

  • Los dos rivales del magnate italiano mantendrán el carácter belga de la Générale