Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un recluso sueco se suicidó el pasado día 2 en el centro penitenciario de Fontcalent

Un ciudadano sueco se suicidó en la madrugada del pasado día 2 en el departamento de ingresos del centro penitenciario de Fontcalent (Alicante), donde había entrado el 30 de diciembre acusado de estrangular a la mujer con la que convivía. El cadáver del recluso, cuya identidad no ha sido facilitada, fue descubierto en la mañana del día 2, aunque entonces no se hizo público el fallecimiento y no ha trascendido hasta ahora. Esta muerte es la primera que se produce en el centro penitenciario tras un año sin registrar ningún otro fallecimiento en el módulo de hombres.

El recluso sueco se suicidó introduciendo la cabeza en una bolsa de plastico que se ató fuertemente alrededor del cuello. Al parecer, el preso estaba muy deprimido tras haber asesinado a su compañera después de una violenta discusión.El complejo penitenciario de Fontcalent consta de un centro para presos y de un hospital psiquiátrico penitenciario.

Fuentes sindicales han señalado que no hubo ninguna intención manifiesta de ocultar el suicidio de este preso, sino que, al ser fechas navideñas y encontrarse muchos funcionarios de vacaciones, no trascendió la muerte. A este suicidio hay que añadir las seis muertes que desde el mes de septiembre se han registrado en el centro psiquiátrico penitenciario, foco principal del malestar que durante los últimos meses está viviendo la prisión alicantina.

Según ha podido saber este periódico, el director del centro de cumplimento de Fontcalent, Jesús del Río mantuvo en la tarde de ayer en Madrid una reunión en la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. Los rumores que circulaban entre los funcionarios de la prisión indicaban que en esta entrevista se podría destituir de su cargo a Del Río.

Satisfechos

Los funcionarios, por su parte, manifestaron en asamblea que estaban muy satifechos de la actuación de su director, "quien ha hecho todo lo posible por mejorar la situación en la penitenciaría, aunque no se le han dado ni medios ni material para ello. No queremos que sea la cabeza de turco, ya que con su cese no se arregla nada" señalaron.En la asamblea, no obstante, manifestaron que el problema principal de Fontacalent radica en el centro psiquiátrico, en el que alrededor de 230 internos están siendo atendidos por sólo un psiquiatra. Además reiteraron la petición de desaparición del módulo de psicópatas, que recoge a 30 internos considerados de alta peligrosidad.

Asimismo manifestaron que el director del psiquiátrico, Adolfo Casas, "debería dimitir por amor propio y orgullo y si es un poco honesto" afirmaron.

En la asamblea se hizo responsable a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias de la muerte de los seis internos del psiquiátrico y se reiteró su petición para que se habrá una investigación en el centro y se conozcan los graves problemas de seguridad que tienen planteados los funcionarios.

El director del centro penitenciario ha abierto un departamento del módulo 4º para internar a 10 presos considerados como altamente conflictivos.

Esta medida preventiva trata de evitar posibles altercados e incidencias que agravarían la situación de malestar que se está viviendo en la prisión. El módulo cuatro hasta ahora estaba cerrado, pese a que estaba preparado para albergar a presos peligrosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de enero de 1988

Más información

  • El fallecimiento no había trascendido hasta ahora