El grupo IPIC, de Abu Dabi, compra el 10% de CEPSA por 12.200 millones y obtiene dos puestos en el consejo

El grupo IPIC, sociedad estatal del emirato de Abu Dabi, ha adquirido el 10% de la Compañía Española de Petróleos (CEPSA), del grupo del Banco Central, por un importe aproximado de unos 12.200 millones de pesetas, pagadero en pesetas convertibles. CEPSA realizará próximamente una ampliación de capital de algo más de 2.000 millones para poder materializar la operación, que lleva aparejada la entrada en el consejo de dos miembros "como mínimo" del nuevo grupo, un contrato de suministro de crudo de 50.000 barriles al día y un pacto en el que ambas partes se comprometen a no realizar "acuerdos con terceros" teóricamente competidores.

Alfonso Escámez, presidente de CEPSA y del Central, informó el pasado martes al consejo de la sociedad petrolera del acuerdo alcanzado, que fue ultimado la semana pasada en Abu Dabi por el director general de la compañía, Eugenío Marín. Previsiblemente, el acuerdo será anunciado hoy, en conferencia de prensa, por Escámez, si recibe las bendiciones oficiales pertinentes. El presidente del Central informará, además, de la reorganización del aparato directivo que está en marcha en la compañía desde hace unos meses y de los acuerdos de venta de la flota, de su filial Carbesa y de su decisión de adquirir la totalidad de Interquisa a Amoco.El grupo International Petroleum Invesment Company (IPIC), sociedad estatal de inversiones del emirato de Abu Dabi (integrado en la federación de los Emiratos Árabes Unidos), pagará el 10% de CEPSA mediante la adquisición de un paquete de acciones al 520%. Ayer, las acciones de CEPSA se cotizaron ligeramente por debajo de esta cantidad, concretamente al 485%. El IPIC obtendrá "los puestos en el consejo que le correspondan, con un mínimo de dos", comprometiéndose a no establecer acuerdos en España, o la Comunidad Europea, con compañías petrolíferas o grupos similares competitivos de CEPSA. Por su lado, CEPSA tampoco podrá permitir la entrada en la sociedad de empresas o entidades de países o grupos competidores del IPIC.

Expertos del sector interpretan este último compromiso como un aparente pacto orientado a impedir el avance/acceso de la Kuwait Invesment Office (KIO) en torno a la sociedad que preside Escámez. El presidente del Central ya mantuvo el pasado verano conversaciones con este grupo inversor del golfo Pérsico, que fracasaron ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre el precio y la participación adecuada.

Ampliar capital

El texto del contrato da por supuesto que CEPSA amplíe capital para materializar la operación y, simultáneamente, solicite a los accionistas antiguos que renuncien al derecho a suscribir las nuevas acciones. En el caso de que no se consiga este objetivo, Escámez ha prometido hacer uso de la autocartera, o bien de los títulos en poder del Central o filiales, con el fin de garantizar el éxito de la operación. El IPIC pagará en efectivo las acciones adquiridas, específicamente en pesetas convertibles.En medios oficiales se contempla con buenos ojos el acuerdo alcanzado entre IPIC y CEPSA, ya que incluye una garantía de suministro de crudo "a precios de mercado" de unos 50.000 barriles diarios. El Ministerio de Industria y Energía ha favorecido los procesos de integración en el sector privado español de refino con el fin de garantizar su competitividad futura dentro de la Comunidad Europea. Pero, a falta de éstos, que han probado ser dificultosos, la Administración contempla favorablemente los acuerdos con países o compañías que sean productoras y suministradoras de petróleo, y no meramente distribuidoras o refinadoras. Son significativas en este sentido las negociaciones entre Pemex y Repsol.

Ante la imposibilidad de una fusión entre CEPSA y Petromed, rechazada por la segunda refinería, fuentes oficiales contemplan el compromiso alcanzado entre CEPSA e IPIC como una "buena salida a futuro". La Compañía Española de Petróleos consigue, de esta manera, reforzar su estructura de suministro, y previsiblemente financiera, con la entrada en su accionariado de un grupo inversor que, además de su solvencia, aporta petróleo en abundancia. En Abu Dabi, además, el grupo público Repsol tiene desde hace años una importante participación en el negocio de la exploración y extracción de crudo, con lo que se refuerza una deseable garantía de suministro para el caso de que el mercado de petróleo presente un panorama menos favorable.

La Compañía Española de Petróleos y el IPIC ya mantuvieron negociaciones para llegar a un acuerdo de este tipo hace unos dos años. En aquellos momentos se llegó incluso a firmar un precontrato que quedó inservible con la fuerte subida que experimentaron los títulos de CEPSA en las bolsas españolas. La baja de los mercados internacionales de valores y la estabilización del precio del crudo en torno a 18 dólares por barril han posibilitado este acuerdo entre CEPSA y el IPIC, aunque éste haya resultado, dos años después, algo más caro para el grupo árabe que el prefirmado entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de enero de 1988.

Lo más visto en...

Top 50