Entrevista:

Bossano: "España no ha demostrado a Gibraltar que sea un país moderno"

El líder laborista del Peñón cree que no hay un 'futuro especial" para gibraltareños y españoles

Joseph John Bossano, de 48 años, sindicalista y líder del Partido Socialista Laborista, es el jefe de la oposición en Gibraltar y aspira a convertirse en nuevo primer ministro en las elecciones que esta primavera se celebrarán en la colonia. Tras la dimisión de sir Joshua Hassan, Bossano ocupa el primer puesto en las expectativas electorales, en gran parte debido a la indeterminación del centro-derecha respecto al acuerdo hispano-británico que permite al Gobierno español un cierto control sobre el aeropuerto gibraltareño.

Con fama de negociador duro, justamente ganada cuando en 1974 consiguió la equiparación de los salarlos de los gibraltareños con los del Reino Unido, Bossano está dispuesto a plantear una lucha sin descanso frente a las aspiraciones españolas de terminar con la situación colonial de Gibraltar. El ex primer ministro Hassan lo considera un hombre despiadado, porque desde que dimitió no ha tenido al menos una palabra amable para el que se va.

Pregunta. ¿En qué sentido la integración de Gibraltar y España en la Comunidad Europea (CE) supone para ustedes un cambio histórico?

Respuesta. El cambio histórico lo tiene que hacer España, que aún no le ha demostrado a Gibraltar que con haberse integrado en Europa se ha convertido en un país europeo y moderno. España ha demostrado que nos sigue viendo como nos han visto siempre todas las generaciones de españoles, desde la extrema derecha a la extrema izquierda. La europeización y democratización de España todavía no han tocado el asunto de Gilbraltar, como lo prueba el que en la primera oportunidad de aplicar los derechos comunitarios, nos lo ha negado, y ahora pide algo a cambio. Cuando Gran Bretaña entró en el Mercado Común en 1973, lo hizo con Gibraltar, y cuando España entró en 1986 aceptaba esa situación- Así que las levescomunitarias que se aplican a Gran Bretaña se nos aplican automáticamente. Sin embargo, dentro del contexto de un acuerdo multilateral sobre los aeropuertos se han negociado condiciones especiales para uno sólo, el de Gibraltar. Si Iberia quiere volar a cualquier aeropuerto británico, menos Gibraltar, tiene que pedir permiso a las autoridades británicas, y si quiere ir a los otros diez países igual. Sólo en el caso de Gibraltar es el Gobierno español el que da el permiso.

P. ¿Ustedes bloquearían, pues, la aplicación del acuerdo a Gibraltar?

R. Para nosotros no hay acuerdo, porque lo rechazamos de antemano. Y que alguien explique qué es lo que ha cambiado en los últimas semanas para que lo que antes era malo ahora sea bueno.

Integración económica

P. Al estar ambas zonas en la Comunidad Europea, Gibraltar tendría que integrarse cada vez más con la region circundante de España. ¿Está usted de acuerdo con eso?

R. Ese es un proceso que está ocurriendo en toda Europa, pero no hay acuerdos especiales acelerando o retrasando ese proceso para una comunidad específica. Ahora el mercado de Gibraltar está abierto a empresas españolas y el mercado español está cerrado a empresas de Gibraltar. ¿Dónde está la integración económica?

P.A largo plazo, ¿cuáles son sus propuestas respecto al futuro de España y Gibraltar?

R. No hay un futuro especial de España y Gibraltar. Que coincidan o se distancien dependerá del camino que siga cada pueblo. Nuestra visión de Gibraltar se basa en construir un tipo de sociedad del que podamos estar orgullosos. En eso no se requiere una participación especial de España, aunque si Gibraltar prospera nosotros no tenemos inconveniente en que esa prosperidad la compartan quienes están al otro lado de la frontera. Y si La Línea también es próspera, mejor para todos. Pero porque haya una reclamación española no hay que tener un acuerdo extraordinario, sino las relaciones normales de cualquier frontera en cualquier parte del Mercado Común.

P. ¿Como dos países distintoso como parte del Reino Unido y España?

R. Como el Reino Unido y España, porque nosotros no somos miembros del Mercado Común por derecho propio. Si España estuviera dispuesta a hacer concesiones por encima de lo que co-' rresponde al Reino Unido, entonces estaríamos en una situación especial.

Ciudadanos europeos

P. ¿En Gibraltar aspiran a un trato privilegiado?

R. No, hablamos de un trato normal.

P. ¿No estaría dispuesto a ser español bajo ningún concepto?

R. No estoy dispuesto a ser griego, francés, italiano, alemán... Y no veo por qué tengo que ser español.

P. ¿Cuáles son las razones de fondo? Decir "quiero ser gibraltareflo" no es suficiente argumento cuando se está construyendo la unidad europea para la próxima década.

R. Cuando todos seamos ciudadanos europeos, usted no será ciudadano español, y no tendremos que preguntarlo. Parece como si sólo se pudiera ser español o no español, y la realidad es que el gibraltareño tiene conciencia de su propia identidad, con la cual está satisfecho y no la quiere cambiar. No es lo negativo de decir "no quiero ser español", sino lo positivo de que queremos ser gibraltareños.

"El Reino Unido ha cedido"

P. ¿Cuál será el gran debate de las próximas elecciones en Gibraltar?R. Los problemas domésticos que tenemos y que creemos que el Gobierno no ha sabido darle solución. Por ejemplo, el problema de la vivienda, el funcionamiento de los astilleros comerciales... En relación a España el tema principal es el acuerdo de Bruselas, del que si ganamos las elecciones pretendemos desasociarnos. Si de aquí a las elecciones el ex primer ministro convence a su sucesor de que piense como él y defienda el acuerdo en la campaña, indiscutiblemente éste será el terna más importante.P. ¿No cree que está defendiendo una posición condenada de antemano, frente al acuerdo de todos los gobiernos europeos?

R. Si lo creyéramos así no la defenderíamos, pero si tenemos que ser vencidos porque las fuerzas contrarias son demasiado poderosas, habremos perdido con dignidad.

P. ¿Tiene conciencia de que en los últimos tiempos el Reino Unido les está abandonando, cediendo a presiones de España?

R. Para mí está claro que ha cedido en este acuerdo. No se entiende lo sucedido, porque si Inglaterra quería evitar el conflicto bastaba con excluir Gibraltar por razones militares o de infraestructura, igual que España ha excluido Barcelona, Málaga, Valencia y una serie de aeropuertos. Inglaterra no ha podido mantener su postura de junio, que era no negociar sobre el control. También nos decía que estaba dispuesta a hablar del uso conjunto, y que si no aceptábamos quedaríamos fuera, y eso sería malo para nosotros.

P. ¿Qué ocurrirá si Londres les presiona económicamente?

R. Entonces tendremos que hacer allí una campaña denunciando que la supuesta elección democrática que tenemos es elegir entre suicidarnos y que nos maten.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de diciembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50