Un fragmento de bala causó la muerte del mendigo en Málaga

Un fragmento de bala causó la herida en el abdomen que originó la muerte del vagabundo José Antonio Cantó, según han confirmado las últimas pruebas realizadas tras la exhumación del cadáver. La esquirla le afectó la arteria que riega el intestino, lesión que no fue advertida en el hospital civil, donde fue atendido tras su detención.

Con esta prueba, quedan despejadas las dudas sobre la actuación policial, pero que se plantea una presunta negligencia médica.José Antonio Cantó, de 49 años, causó la muerte el pasado día 17 de noviembre a un policía municipal, y posteriormente pereció en las dependencias de la Policía Nacional.

El fragmento de bala localizado junto a la pelvis, tiene forma triangular, poco más de un centímetro de largo y un grosor de unos tres milímetros, según fuentes próximas a la investigación. La localización se ha logrado con un escaner, realizado en el hospital Carlos Haya por dos forenses y un perito.

La hipótesis ahora confirmada, en principio considerada poco probable, se planteó al no obtenerse pruebas sobre una presunta intencionalidad o un pinchazo fortuito durante la detención y, especialmente, al encontrarse en el lugar una bala fragmentada. Esta posibilidad tomó fuerza cuando varios testigos coincidieron en sus declaraciones en que hubo un momento en que Cantó se llevó las manos al vientre. Este momento se produjo cuando llegó la policía y realizó varios disparos de intimidación. Uno de ellos dio en la acera y la bala quedó fragmentada. Algunos impactos se podían observar en las paredes del local donde vivía el vagabundo. .En la reconstrucción de la bala, realizada por expertos de la policía, faltaba un trozo.

Una vez aclarado este extremo, se plantea ahora una presunta negligencia médica, ya que José Antonio Cantó fue atendido en el hospital civil, donde le suturaron la herida del abdomen, junto con otras; en la cara y el cráneo, y fue devuelto a los calabozos policiales, donde murió horas después. El médico de urgencia del hospital civil. ha declarado que él no intervino, ya que el ATS no le avisó, aunque recuerda que le comentó la levedad de la herida. en el abdomen..

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de diciembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50