El presunto conductor

suicida, José Antonio García Castro, fue intervenido ayer quirúrgicamente de fracturas de cúbito y de radio en el hospital Clínico. Fuentes de este centro señalaron que el enfermo podrá ser dado de alta en tres o cuatro días. Un portavoz del juzgado que sigue el caso señaló que en cuanto esté recuperado se gestionará su ingreso en prisión.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de diciembre de 1987.