Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

23 personas fallecidas tras incendiarse un barco panameño frente a las costas gallegas

Veintitrés tripulantes muertos y ocho supervivientes es el resultado del incendio sufrido en la madrugada de ayer por el mercante de bandera panameña Casón frente a las costas gallegas. El Casón, un barco de 9.000 toneladas, se dirigía desde Bélgica a Shanghai con 31 tripulantes de la República Popular China y Hong-Kong y con carga general. El barco se incendió sobre las seis de la mañana 25 millas (unos 45 kilómetros) al oeste de Finisterre, en la ruta internacional que discurre paralela a la costa gallega. Al parecer, el fuego se inició en la sala de máquinas por causas desconocidas.

MÁS INFORMACIÓN

Los supervivientes manifestaron desconocer el contenido de la carga, y no pudieron confirmar ni desmentir las sospechas de las autoridades de Marina de que el barco, fletado peor una compañía con sede en Hong Kong, transportaba 500 toneladas de combustible.En las labores de rescate, dificultadas por la borrasca, existente (mar muy gruesa y vientos de 90 kilómetros por horal, participaron dos helicópteros del Servicio Aéreo de Rescate (SAR), otro de la Armada, una lancha de la Cruz Roja del Mar de Finisterre y varios mercantes que navegaban por la zona.

El helicóptero del SAR llegó al lugar del siniestro cuando amanecía, y, según su comandante, el capitán Roldán, el incendio ya estaba apagado y había únicamente dos tripulantes a bordo, que al ser rescatados informaron que el resto de los marineros había intentado abandonar el buque en un bote salvavidas o arrojándose al agua.

El helicóptero divisó poco después el bote vacío, y muy cerca, a un superviviente, "un poco tieso por el frío, pero vivo". Estos tres marineros, Chiu Sing Man, Huang Wen Hua y Leshe Tan, fueron trasladados al mediodía a la residencia sanitaria de La Cortifia y dados de alta una hora después ilesos, salvo el tercero, que presentaba quemaduras superficiales.

Un golpe de mar volcó el bote

Otros cuatro marineros, Liang Bo Qiu, de 24 años, Ming Jian Xue, de 21, Cei Jian Hong, de 22, y Qing Cei Zhang, de 35, fueron rescatados por el mercante británico Remuera Bay, que los desembarcó en La Coruña a las seis de la tarde de ayer. Los tres primeros, abrigados con ropas facilitadas por la Cruz Roja del Mar, presentaban buen aspecto, no sufrían lesiones y fueron inmediatamente recogidos en la Casa del Mar de La Coruña. Qing Cei Zhang tenía una herida en la cabeza y fue conducido a la residencia sanitaria. El octavo superviviente fue recogido por el buque italiano Arlesa. Según las declaraciones de estos cuatro marineros, ninguno de los cuales había cumplido su primer año en el mar, lo primero que conocieron del siniestro fue la orden del capitán de abandonar el buque ante el temor de que el barco volcara. Un golpe de mar volcó el bote, y entonces se tiraron al agua con chalecos salvavidas.

Durante toda la mañana, los servicios de rescate recuperaron cadáveres del mar, todos hallados en un área reducida. El helicóptero del SAR rescató siete; la lancha de la Cruz Roja del Mar, el mismo número, y el helicóptero de la Armada, ocho cadáveres.

El remolcador Remolcanosa 5, que llegó a mediodía a la zona procedente de Vigo, trató de apagar el fuego desviar su trayectoria del mercante, al que los vientos llegaron a aproximar a cinco millas (ocho kilómetros) de la costa de Finisterre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 1987

Más información

  • Ocho tripulantes del carguero, todos de nacionalidad china, fueron rescatados en el mar