Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESQUÍ

Comienza el camino hacia Calgary

El esquí alpino inicia hoy en la estación italiana de Sestrieres su importante temporada olímpica. La XXII Copa del Mundo, competición que reunirá 63 pruebas, 32 masculinas y 31 femeninas, tendrá su giran punto de inflexión en los Juegos de Calgary (Canadá), en febrero de 1988, un mes antes de su final. Suiza, país que dominó de manera casi absoluta la campaña anterior, incluidos los Campeonatos del Mundo, será el enemigo a batir. Entre los aspirantes a conseguirlo, con un nuevo reglamento que favorece a los esquiadores completos, estará también Blanca Fernández Ochoa, la mejor esquiadora española de todos los tiempos.

Los suizos no quieren perder su primacía. Incluso se han vuelto a preparar a conciencia al fabricar este otoño una pista dinamitando bloques de hielo a 3.500 metros de altura. El nuevo reglamento, con la fórmula de 1979, en el que sumarán todas las pruebas para la clasificación final, también les favorece. Su máximas figuras, Pirmin Zurbriggen y Maria Wallíser, son los más polivalentes. Sólo Erika Hess se ha retirado y Erwin Resch se ha roto una pierna Pero eran especialistas de eslalon y descenso, respectivamente. Queda aún un buen resto para resistir el esperado renacer de la hundida Austria o la clase del ya luxemburgués oficial Marc Girardelli y del interminable sueco Ingemar Stenmark, ambos, sobre todo el segundo, más especialistas. Salvo sorpresas, por detrás seguirán ya lejos, con triunfos aislados, Italia, Yugoslavia y la RFA (en eslalones), Canadá (en descenso), y los semihundidos Estados Unidos y Francia.

Comienzos polémicos

Los comienzos, sin embargo, de una temporada con interés, han sido ya polémicos. Una de las grandes figuras del circo blanco, el alemán occidental Markus Wasmeier, ha criticado duramente a la Federación Internacional de Esquí (PIS), por el calendario. En una entrevista concedida al diario Die Welt, Wasmeier, ex campeón mundial de gigante y gran especialista del más moderno supergigante, acaba de declarar en vísperas de las primeras pruebas: "La organización es caótica. La FIS de nuevo nos va a obligar a atravesar Europa de lado a lado antes de enviarnos a Norteamérica. Dos días de entrenamientos y dos de pruebas. No tendremos tiempo de aclimatarnos y sin contar los cambios de horas".Wasmeier, que milagrosamente sólo se rompió una vértebra en el descenso de Furano (Japón), en febrero, tras una caída impresionante, señaló: "Uno, antes de las pruebas, está allá en lo alto, en la salida, y se encuentra tan fatigado que tiene la sensación de que la tierra se va a hundir a sus pies. Las instalaciones de muchas estaciones que acogen pruebas de la Copa del Mundo, especialmente las de descenso, tienen muchos fallos". Wasmeier, para confirmar sus protestas, lamentó que la FIS siempre haya impedido la creación de una asociación de esquiadores, como existe entre los pilotos de Fórmula 1 o entre los tenistas.

Un eslalon femenino abrirá hoy la Copa del Mundo. Mañana se correrá otro masculino, el sábado el primer supergigante femenino y el domingo un gigante masculino. Aunque hasta ayer peligraba el comienzo de la temporada, como ha sucedido otros años, en la estación alpina italiana de Sestrieres, muy cercana a la frontera francesa, comenzó a caer la nieve y parece que no habrá problemas.

La española Blanca Fernández Ochoa, con el gran mérito añadido de luchadora en solitario, tendrá su primera oportunidad de seguir entre las mejores. Blanca ha aprendido a pasar mejor las banderas, pegándose con ellas, como se debe hacer ahora que son fijas, pero su mejor baza -apenas correrá descensos- continuará siendo el gigante, donde se exige mayor potencia que habilidad, algo más acorde con su físico. En cualquier caso, será su comienzo oficial, como todos, hacia la meta del esquí esta temporada: la medalla en Calgary.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de noviembre de 1987