Redondo reafirma la autonomía de UGT y pide a los dirigentes que avancen en el trabajo sindical

Nicolás Redondo ha pedido a los cuadros del sindicato, a través de una circular, que se avance en el trabajo sindical y que eviten las discusiones partidistas en el seno de la organización porque "es bueno recordar que no somos un partido bis, ni la oposición al Gobierno, ni una tendencia en el seno del PSOE". El secretario general de UGT reafirma la independencia del sindicato y explica que su "dimisión y la de Antón Saracibar como parlamentarios, una decisión que no hemos buscado ni deseado, ha sido inevitable para dejar a salvo la autonomía del sindicato".

El dirigente ugetista afirma que, más que explicar el sentido de las dimisiones, el objeto de la carta es llamar la atención a los cuadros sobre algunos objetivos que les permitan avanzar en el trabajo sindical, tales como "la próxima negociación colectiva y el objetivo de consolidar organizaciones obreras fuertes, que logren superar la marginación a que han sido sometidas desde la implantación de la democracia".Redondo cree que los dirigentes del sindicato deben ser capaces de aprovechar "la corriente de simpatía y solidaridad con las posiciones de UGT para acrecentar la afiliación, llegar a más centros de trabajo y reforzar la conexión con los trabajadores.

El máximo responsable de UGT considera negativo hacer de las inclinaciones partidistas una disculpa para dejar de lado la acción sindical y pide que la exigencia de coherencia no lleve a "discusiones estériles ni a movimientos plebiscitarios de apoyo a personas u órganos".

La comisión ejecutiva confederal del sindicato analizó en su reunión de ayer las recientes acusaciones de miembros del Partido Socialista Obrero Español contra la dirección de UGT y su secretario general, Nicolás Redondo, a quien culpan de impedir acuerdos sobre las enmiendas a los Prespuestos Generales del Estado.

Presiones a las federaciones

En un comunicado difundido se dice que "parece capcioso e intencionado hacer de las relaciones entre el sindicato y el Ejecutivo una permanente cuestión de enfrentamiento, ya que estas relaciones dependerán siempre de los hechos y nunca de las intenciones".La ejecutiva de UGT califica de Iamentables y esperpénticas" las reiteradas declaraciones de dirigentes del partido socialista y asegura que "se ha presionado a las federaciones de jubilados y servicios públicos para que negocien a la baja un acuerdo que no consiguió el PSOE con la ejecutiva confederal", tras lo que se dio por finalizadas las discusiones con el partido, aunque no con el Gobierno.

La UGT recuerda al Ejecutivo que hay problemas más urgentes de solucionar que las discrepancias con el sindicato, tales como las tasas de desempleo y la vertebración de la sociedad, y reclama que no se haga de ello una permanente cuestión de enfrentamiento.

Antón Saracíbar, responsable de organización de UGT, asegura que "el PSOE no puede seguir pensando en la supeditación del sindicato al partido y al Gobierno" y recuerda que "la UGT es una organización independiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50