Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tipos de interés de las emisiones del Tesoro norteamericano se benefician de la crisis bursátil

El mercado del Tesoro norteamericano se encuentra en un clima radicalmente opuesto al de hace una semana. Se ha pasado de una situación en la que parecía que el alza de las rentabilidades han pasasdo del 10,5% al 9,11%, para los bonos a treinta años. La razón de este cambio ha sido sin duda el colapso de las bolsas internacionales, que ha producido un fenómeno conocido como flight to quality, es decir, el flujo de capital hacia instrumentos con el mínimo riesgo posible.La Reserva Federal, a la hora de añadir reservas al sistema bancario también ha sido un factor a tener en cuenta. No obstante, la debilidad del dólar registrada a finales de la semana pasada, hace cuestionar la validez del buen comportamiento del mercado de bonos. En opinión de los operadores, el mayor riesgo para la Reserva Federal es la posibilidad de un descenso desordenado del dólar, que ha caído en niveles de 1,77 marcos alemanes y 141,70 yenes como consecuencia de la creencia de que el Grupo de los Siete ha fijado una banda de fluctuación más baja para la divisa norteamericana. Según Shearson Lehman, si continúa la inestabilidad de los mercados de valores, los bonos podrían continuar beneficiándose.

Por otro lado existe también el miedo de que se produzca un repliegue de la inversión extranjera en Estados Unidos ante el temor de una recesión en este país, aunque según nuestro corresponsal en Washington, Francisco Basterra, todavía no se detecta un éxodo masivo del dinero. Sólo en la primera mitad de este año los extranjeros compraron valores en la bolsa norteamericana por 20.000 millones de dólares y al final del pasado año tenían inversiones en acciones en los mercados norteamericanos por valor de 163.000 millones de dólares.

En otro orden de cosas, el Departamento de Comercio de EE UU hizo público ayer la caída registrada en el consumo durante el mes de septiembre, situada en un 0,5% el más bajo del año, a pesar de que la tasa de ingresos personales mejoró durante ese mismo periodo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1987