Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España exportó armas a Irán con la firma de un falso militar portugués

Armas españolas teóricamente destinadas a Portugal se exportaron en realidad a Irán, mediante la falsificación de la firma de un militar portugués inexistente. La policía de Lisboa investiga una red comercial dedicada al tráfico internacional de armas, que durante 1986 y 1987 logró sacar irregularmente de España importantes partidas de material bélico con destino a Irán. La organización burló, con unos documentos falsificados, los controles diplomáticos y comerciales de España y Portugal y logró durante más de seis meses hacer creer a las autoridades españolas que las mercancías que se embarcaban en los puertos de Barcelona y Santander iban destinadas al Ministerio de Defensa portugués, cuando en realidad eran desviadas a puertos iraníes. A raíz de las primeras investigaciones, un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores portugués que autenticó la firma de un militar inexistente ha sido sancionado con dos meses de suspensión de empleo y sueldo y tres años de inhabilitación.La investigación se centra, por el momento, en determinadas actividades comerciales de la empresa Interexport, propiedad de Edmundo Santos Mendes, un prestigioso hombre de negocios cuya hipotética relación con el caso ha sido tajantemente desmentida por quienes conocen su trayectoria profesional. La sede de esta empresa la ocupa ahora Marcelino da Brito, discutido comerciante que se ha visto implicado en los últimos meses en polémicas operaciones de compraventa de material bélico y cuyo nombre se vinculó, según la Prensa portuguesa, al Irangate. Da Brito ha negado cualquier relación con el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 1987