Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol y Ardanza no asistieron al desfile conmemorativo del 12 de octubre

Los presidentes de los gobiernos autónomos catalán y vasco, Jordi Pujol y José Antonio Ardanza, respectivamente, fueron ayer los grandes ausentes en el desfile conmemorativo del 12 de octubre, declarado por primera vez este año fiesta nacional. Al desfile, presidido por el Rey, acudieron los presidentes de la mayoría de las comunidades autónomas; el Gobierno, con las excepciones del vicepresidente Alfonso Guerra y los ministros de Economía, Agricultura y Administraciones Públicas (éste último, en viaje en EE UU), y representantes de las instituciones del Estado.

Las ausencias fueron la nota más destacada de una jornada cuyos preparativos habían suscitado ya polémica, no sólo en Cataluña y el País Vasco, sino entre miembros de los propios grupos parlamentarios socialista, comunista y del CDS, por entender que se daba un carácter "excesivamente ,militar" a los actos de este día.Sin embargo, pese a no haber concurrido al desfile ni haber excusado oficialmente su ausencia, según fuentes del Gobierno -mientras que un portavoz de la Generalitat señaló que sí habían advertido de la misma-, tanto Pujol como Ardanza estuvieron en la recepción que el Rey ofreció ayer por la tarde en el palacio de Oriente. El lehendakari vasco afirmó que su ausencia en el desfile se debió a "desacierto en la forma" de la invitación. Jordi Pujol presidió por la mañana en Barcelona la tradicional ofrenda ante el monumento a Colón. Tanto Minoría Catalana como el Partido Nacionalista Vasco, cuyos diputados tampoco concurrieron al desfile, se abstuvieron en la votación parlamentaria que acordó declarar el 12 de octubre fiesta nacional.

Páginas 18 y 19

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 1987

Más información

  • El Rey presidió los actos de la nueva fiesta nacional