TENIS

Carbonell, única sorpresa en los cuartos de final del torneo Godó

Tomás Carbonell, un joven de 19 años nacido en Cabrera de Mar (Barcelona), es la gran sorpresa de los cuartos de final del torneo Godó, Open de España de tenis, que se disputarán hoy. Carbonell, el único cuartofinalista que no estaba entre los ocho primeros cabezas de serie, derrotó ayer a Claudio Mezzadri (Suiza) por 6-4, 1-6 y 9-7. Emilio Sánchez Vicario ganó a Luiz Mattar (Brasil) por 6-1 y 7-6 (7-5); Sergio Casal perdió ante Andrés Gómez (Ecuador) por 2-6 y 2-6 y Joan Aguilera fue derrotado por Mats Wilander (Suecia) por 4-6 y 5-7 en el mejor partido de la jornada.Los emparejamientos de los partidos de hoy son los siguientes: Gómez (cabeza de serie número 3) jugará contra Guillermo Pérez Roldán (Argentina, 6); Martín Jaite (Argentina, 5), contra Emilio Sánchez (4); Eduardo Bengoechea (Argentina, 8), contra Miloslav Mecir (Checoslovaquia, 2), y Carbonell, contra Wilander (1).

La presencia de Carbonell en cuartos de final sorprendió a la propia empresa. Clasificado hasta la pasada semana en el puesto 377º de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), Carbonell no había conseguido ningún resultado destacable esta temporada. Tras ganar el miércoles a Jan Gunnarsson (Suecia, 7), Tomás venció ayer a Mezzadri, que ganó el pasado domingo el torneo de Ginebra.

El encuentro no fue de calidad y la lucha se centró en la tercera manga. Ambos jugadores cometían multitud de errores no forzados, hasta el punto que parecía una heroicidad meter la bola en la pista. Con 7-6 a su favor, Tomás tuvo una ventaja de 0 a 40. Envió cinco veces la bola a la red. "Es dificilísimo hacer algo así", comentó jocosamente su entrenador, Pato Álvarez.

El encuentro más espectacular de la jornada, sin embargo, fue el que disputaron por la noche Aguilera y Wilander. Demostrando que ha recuperado la confianza perdida, Aguilera plantó cara a un Wilander que está en un gran momento. Empujado por los 4.000 espectadores que casi llenaban las gradas, Aguilera dibujó sus golpes sobre la tierra batida y realizó algunos puntos de mérito mientras Wilander, muy eficaz, vivía su primer entrenamiento del ambiente de la pista talismán ante la inminente eliminatoria con España en la Copa Davis.

Acompañado por aplausos hasta el vestuario, Aguilera, que llegó a estar el número siete del mundo en 1985 y que hasta la pasada semana era el 309º, estaba sorprendido: "Jamás había recibido tanto apoyo del público en Barcelona. Todos me felicitan y he perdido. Si llego a ganar, no sé lo que habría pasado. Se me ponía la piel de gallina al escuchar a 4.000 personas gritando como locos". Un recogepelotas se acercó a él y le dijo: "Juan, eres el mejor. Le has dado una lección. Te vas a meter entre los 20 primeros del mundo, te lo digo yo".

Emilio Sánchez ganó a Mattar con la regularidad que es habitual en él. En el primer set su superioridad era tan grande que en las tribunas se multiplicaron los chistes fáciles sobre el apellido del brasileño. Pero en la segunda manga salió a la luz el cansancio que Emilio padece debido a su cargadísimo programa. Aun así, ganó en la muerte súbita.

Los otros resultados registrados ayer fueron éstos: Pérez Roldán ganó a Guillermo Vilas (Argentina) por 6-4 y 7-6 (9-7), Jaite derrotó a Ricki Osterthun (RFA) por 6-3 y 6-3, Bengoechea venció a Marian Vajda- (Checoslovaquia, 9) por 7-5 y 6-3, y Mecir batió a Roland Agenor (Haiti, 16) por 6-4, 3-6 y 62.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de septiembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50