Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiesta de la discordia

El alcalde de Corpa suspendió el baile popular en honor al Santísirno Cristo de la Piedad

Corpa, una localidad madrileña de menos de 400 habitantes, decidió el pasado 18 de julio por votación "anómala" que las fiestas patronales se celebraran siempre de jueves a domingo en la segunda semana de septiembre. Sin embargo, el pasado lunes 14, la Guardia Civil, por orden del alcalde socialista, disolvió un baile popular en honor al Santísimo Cristo de la Piedad, dirimiendo así una disputa mil veces discutida en El Parque, el único bar del pueblo: la cuestionada legalidad del cambio de fechas por parte del poder civil de la festividad religiosa más arraigada del pueblo.

Los paisanos y forasteros que participaban en el baile del Cristo, instalados en el frontón anexo a la plaza del Generalísimo de Corpa, no salían de su asombro cuando a las 22.30 del lunes 14, fiesta grande del pueblo, hicieron su aparición un sargento y un número de la Guardia Civil de Anchuelo, el pueblo más próximo con cuartelillo de este cuerpo. "Vengo a deciros de parte del señor alcalde que os vayáis de aquí pacíficamente o de lo contrario tendremos que llamar a Alcalá a que manden refuerzos para disolveros", dicen que dijo el sargento a la danzante concurrencia, que optó, no sin protestas, por irse a sus casas media hora antes de lo previsto.-Acababa así por la fuerza un problema que latía en Corpa desde el pasado 18 de julio. Ese día el alcalde, el socialista Félix Barranco convocó a los ciudadanos a una votación popular en la que se decidiría la conveniencia o no de cambiar la fecha de las fiestas del pueblo y celebrarlas siempre en el jueves, viernes, sábado y domingo de la segunda semana de septiembre. "Con anterioridad", explica Barranco, "la fiesta estaba dividida en dos partes: el día 14 se celebraba el Santísimo Cristo de la Piedad, con misa, procesión y baile, y el sábado y domingo más cercanos al día del Cristo se celebraba la fiesta civil, toros, bailes, concursos, etcétera. Nosotros pensamos que se podría evitar esta dispersión de actos reuniéndolos en los cuatro últimos días de la segunda semana de septiembre y por eso fue que convocamos la votación".

Pero, según algunos vecinos, la votación fue "anómala". Francisco Pérez, concejal independiente, y Arturo Verde-Montenegro, último alcalde franquista del pueblo, coinciden: "La votación no se hizo correctamente, no se elaboró un censo que especificase con claridad quién podía y quién no podía votar, no se hizo con la suficiente antelación y la votación se anunció un día antes de celebrarse, con lo que mucha gente o no se enteró o no votó porque sospechaba que aquello no era muy legal".

"Total", concluye Francisco Pérez, "que mediante un pucherazo en toda regla, allí salió lo que ellos quisieron: nos dijeron que hubo 150 votos a favor del cambio y 50 en contra, pero cuando un concejal de AP pidió la lista de votantes y las papeletas de la consulta, se le respondió que el recuento se hizo de viva voz y que las actas no estaban a su disposición".

"Francisco Pérez fue el impulsor de la votación", dice el alcalde". "El papel de la consulta se distribuyó 48 horas antes y una semana antes se publicó un bando anunciándolo", añade Félix Barranco, mostrando el acta de los resultados de la consulta.

Y con esos resultados en la mano, el alcalde solicitó del vicario de Alcalá el cambio de fecha de la festividad religiosa, pero la autoridad eclesial contestó que este año "estando los ánimos exaltados, que sigan las cosas como siempre, aunque quedo a su disposición para retomar el tema el año próximo".

"Finalmente", explica Verde-Montenegro, "las fiestas se celebraron el jueves, viernes, sábado y domingo de la segunda semana de septiembre. Pero el lunes 14, día del Cristo, el alcalde no asistió, como es costumbre, a la procesión ni salió con el cura a recolectar dinero para la iglesia y las fiestas, por lo que el baile lo organizamos nosotros".

"Éste es un pueblo pequeño, pero muy peculiar políticamente hablando", comenta Pedro Hernández Ramos, concejal del PSOE. Opinión que corrobora el único concejal independiente, "aunque tirando hacia la izquierda", Francisco Pérez, quien explica: "Félix Barranco, ahora alcalde socialista, fue número dos de AP en 1979 y uno en 1983".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 1987