Despedida una trabajadora municipal toxicómana por inasistencia al trabajo

Gracia de Ávila, de 26 años, viuda y madre de una niña, ha sido despedida de la guardería de El Naranjo de Fuenlabrada por "sus continuas ausencias en el trabajo" debido a su toxicomanía. La decisión municipal contó con los votos favorables del PSOE y AP y la oposición de IU y CDS. Según fuentes municipales, hacía siete meses que se conocía la toxicomanía de la trabajadora, hasta el punto de que se le buscó un centro de rehabilitación. De Ávila ha desmentido esta afirmación declarando que "fui yo misma quien gestioné mi entrada en la unidad de desintoxicación del hospital Provincial de Madrid, en donde permanecí nueve días".

Mientras CDS e Izquierda Unida no consideran la drogodependencia de Gracia de Ávila como motivo de despido y sí como causa de baja por incapacidad transitoria, el ayuntamiento afirma que esta situación no la contempla la Seguridad Social, hasta el punto de que "el tiempo que estuvo de baja el pasado julio se le tramitó aduciendo hepatitis".Gracia de Ávila rebate estos motivos. Obra en poder de la funcionaria un documento por el que se le daba la baja laboral transitoria por toxicomanía y deshabituación. El documento está firmado por la doctora Isabel Castillo Ortiz y lleva fecha del 16 de julio de 1987..

Otro de los motivos argumentados por el Ayuntamiento de Fuenlabrada para proceder al despido de la trabajadora fue el de su no incorporación al trabajo tras las vacaciones de verano.

Según la corporación, esta vuelta al trabajo se tuvo que haber producido el pasado 17 de agosto, mientras que Gracia de Avila ha declarado que "no me tenía que incorporar hasta primeros de septiembre. Si el 16 de julio estaba de baja y no me dieron el alta hasta finales de ese mismo mes, tras disfrutar de mis vacaciones todo el mes de agosto, mi incorporación se tenía que producir a primeros de septiembre".

Gracia de Ávila, que está atravesando una fuerte crisis personal tras el fallecimiento de su padre hace dos años y el de su compañero hace uno, ha afirmado que su intención es irse a Las Palmas y que ha dejado el tema de su despido en manos de su abogado. De Ávila ha declarado: "no entiendo por qué: el ayuntamiento tergiversa los hechos, aunque por el momento no voy a hacer uso de mis conocimientos sobre lo que pasa allí dentro mientras respeten mi intimidad".

Dos casos más

Por su parte, José Quintana Viar, alcalde socialista de Fuenlabrada, ha lamentado que estos hechos hubieran salido a la luz pública, y afirma que "desde el año 1979 se han producido dos casos más de estas características".También ha declarado que "hemos hecho lo que socialmente se debe de hacer. La razón del despido no es su toxicomanía, sino sus continuas. ausencias en el trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de septiembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50