Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ratificada la legalidad de los cambios de foráneos

La Federación Española de Fútbol ratificó ayer, según portavoces autorizados, la legalidad de que los clubes alineen indistintamente a dos de sus jugadores extranjeros en los partidos nacionales y europeos. Las mismas fuentes mostraron su extrañeza por el desconocimiento que presidentes de varios equipos tenían sobre esta posibilidad y declinaron hacer comentarios en tomo a la afirmación del dirigente de la Liga Profesional, Antoni Baró, de que la permuta constante es "antirreglamentaria".La confusión podría derivarse, dicen, de una circular de la temporada 1978-1979 en la que se especificaba que la baja de un extranjero para dar de alta a otro sólo se tramitaría si mediaba una enfermedad o una lesión grave del primero. Esta restricción desapareció, sin embargo, en la de 1986-1987 con el nuevo reglamento de jugadores, que, tras las matizaciones del Consejo Superior de Deportes, se ha aprobado definitivamente en la asamblea del pasado mes de julio. "Sucede que uno no se entera de algo si no pregunta", afirmó una de las fuentes consultadas en relación con la ignorancia alegada por muchos presidentes. Seguidamente, recordó el ejemplo del Barcelona, cuyos abogados, en el juicio por el caso Schuster, presentaron un certificado federativo según el cual se podía cambiar a un extranjero por otro por una mera determinación del club.

El artículo 59 del Libro IV, De los jugadores, dice: "Los jugadores que se integren dentro del régimen de los cupos excepcionales quedan encuadrados en la organización federativa con idénticos derechos y obligaciones y bajo la misma normativa que los inscritos en base a la regla general". Los llamados cupos excepcionales se definen en el 53, que, entre otras cosas, indica: "Los clubes de Primera y Segunda podrán inscribir hasta dos jugadores no aptos para actuar en la selección nacional por ser extranjeros o por, aun siendo españoles, haber intervenido en la de otro país". Según esto, también podría haber contribuido al despiste no distinguir entre los términos registrar e inscribir que utiliza la federación. Para sus portavoces, el registro se refiere al de los jugadores que componen la plantilla de un club, mientras que la inscripción concierne sólo a los dos que pueden ser alineados. Así, unequipo está en condiciones de contratar a equis extranjeros, aunque únicamente disponga para cada encuentro de los dos que tenga inscritos en el momento oportuno, que se refleja en el apartado b) del artículo 38 del Libro III, De los partidos y competiciones, que señala que "la inscripción" ha de producirse "dentro de los períodos establecidos ( ... ) y, desde luego, por lo menos con 48 horas de antelación ( ... ) al partido en cuestión" y que añade que "no podrán alinearse jugadores de nueva inscripción en las cinco últimas jornadas de la competición de que se trate".

Plazos de registro

Las fuentes federativas estiman, pues, indiscutible la legalidad de que los clubes jueguen indistintamente con los dos extranjeros que les parezcan más provechosos en cada instante Esta posibilidad es válida tambien para los torneos europeos siempre que estén registrados a tiempo: hasta el 15 de agosto, para las primeras eliminatorias; hasta el 15 de diciembre, para los cuartos de final; hasta el 15 de enero, para las semifinales, y hasta el 15 de febrero, para las finales. En el caso de su eliminatoria con el Nápoles, el Real Madrid podría hacer lo siguiente: el domingo, en la Liga, alinear al yugoslavo Jankovic y al mexicano Hugo Sánchez; el lunes, dar de baja a Jankovic y de alta al argentino Valdano; el miércoles, en la Copa de Europa, alinear a Hugo y Valdano; el jueves, dar de baja a Hugo y de alta a Jankovic, y el domingo, otra vez en la Liga, alinear a Valdano y Jankovic....

En la federación se piensa que, por razones obvias, tanto deportivas como económicas, ningún club va a usar y abusar de semejante facilidad. De hacerlo, se podría hablar de un fraude a la ley, como cuando, estando prohibidas las cesiones entre los de idéntica categoría, uno descendía a un jugador a su filial de la inferior para que éste, a su vez, se lo traspasara a otro de la superior. Esta trampa se eludió con una disposición para que un jugador no pueda alinearse en dos conjuntos (le una división en la misma temporada. Las presiones del organismo español. han logrado, precisamente, que la UEFA no vuelva a consentir un caso como el del danés Lunde, que en la pasada Copa de Europa jugó contra el Madrid con el Grasshoppers y el Bayern.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de agosto de 1987

Más información

  • "Uno no se entera de algo si no pregunta", alega un portavoz federativo