El alcalde de Cádiz anula la suspensión de cinco agentes implicados en robos

El alcalde de Cádiz, el socialista Carlos Díaz, ha decretado dejar sin efecto la suspensión preventiva de empleo y sueldo que pesaba sobre cinco policías municipales de la ciudad por su presunta relación con delitos contra la propiedad. La reincorporación de estos agentes al servicio ordinario se basa en que no han sido procesados judicialmente y en la carencia de datos que justifiquen la apertura de un expediente administrativo contra ellos. Permanecen apartados de su labor otros dos policías municipales, Diego Mariscal Murialdo y Francisco Valladares Fernández, ambos incursos en un sumario judicial abierto por el robo de un televisor.El sargento José León Carnero, el cabo Manuel de Agustín Granados y los policías Juan Ramírez Altamirano, Gonzalo Sánchez Muñoz y Juan José Varo Jiménez formaban parte del servicio de noche y, al parecer, fueron relacionados con los robos a través de las declaraciones de Valladares.

Los cinco agentes no tienen proceso alguno en curso. La alcaldía gaditana, en el decreto donde ordena la normalización de los agentes en la plantilla, explica que la medida se toma sin perjuicio de que posteriores iniciativas judiciales obligaran a reproducir medidas cautelares como las que deja en suspenso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS