La patronal portuguesa, condiciona su apoyo al socialdemócrata Cavaco Silva en las elecciones

Ferraz da Costa, presidente de la influyente organización patronal Confederación de la Industria Portuguesa (CIP), ha manifestado que el programa económico del Centro Democrático Social (CDS, democristiano) es el mejor de los presentados por las diversas ftierzas políticas para las elecciones generales del domingp 19 de julio. La patronal portuguesa señaló, en una conferencia de prensa el jueves en Lisboa, que no apoya incondicionalmente al Partido Social Demócrata (PSD), del primer ministro Aníbal Cavaco Silva, y que prefiere una coalición PSD-CDS.La CIP reiteró sus críticas a Aníbal Cavaco Silva, de quien afirma que "no es tan liberal como dice". El Gobierno de Cavaco Silva ha seguido las grandes orientaciones económicas del antenor -una coalición del PSI) con el Partido Socialista (PS)-, y las medidas de reprivatización adoptadas por éste han sido, en opinión de los empresarios, "buenas pero insuficientes".

Estas afirmaciones, las impresiones recogidas en diversos sectores del país y los datos de los sondeos clandestinos -que a pesar de la prohibición legal siguen apareciendo- confirman que Cavaco Silva no está recogiendo todo el apoyo de la derecha. Parece dificil que en esas condíciones consiga la mayoría absoluta en el próximo Parlamento.

El semanario O Tempo anunciaba la semana pasada que al líder socialdemócrata le faltaban 200.000 votos para tener la mayoría de los escaños en la próxima Asamblea. Esa publicación hacía las previsiones siguientes: socialdemócratas (PSD), 42% a 43%.; socialistas (PS), 21% a 22%; Coalición Democrática Unida (CDU, comunistas) y Partido Renovador Democrático (PRD, del ex presidente Ramalho Eanes), 13% a 14% cada uno; y C"DS (democristianos), 6% a 8%.

Entre tanto, cada partido define sus metas ante la proximídad de los comicios. Cavaco Silva busca la mayoría absoluta para su partido y dice que sin ella Portugal entrará en una fase de gran inestabilidad política. Contra el triunfalismo que amenaza apoderarse del PSI), repite en cada intervención pública que es muy difícil, con cinco partidos fuertes y un sistema proporcional, que, un solo partido logre la mayoría absoluta.

El PS quiere ser el "primer partido de la oposición" y superar el 25% que obtuvo el socialista Mario Soares en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 1986. La campaña socialista, que arrancó mal, mejoró en la seguida semana.

El PRID recobra ánimos

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El PRD, clue empezó su campafla con mucho pesimismo, recobra ánimos. A pesar de la hostilidad de la casi totalidad de la. Prensa portuguesa -en su mayoría prosocialdemócrata o prosocialista- hacía los eanistas, la, mayor parte de los observadores señala quel el PRI) podrá perder unos puntm (obtuvo un 18% en, 1985) objetivo de la dirección del PRI) es superar al PS y ocupar el segundo lugar.Los comunistas, que han señalado que "el anticomunismo ya no da dividendos en Portugal", desarrollan una campaña con éxitos en el norte del país, tradicionalmente conservador. El Partido Comunista de Portugal aspira a ser la fuerza decisiva en un eventual Gobierno de izquierdas. En el otro extremo, los democristianos del CDS quieren ser la segunda fuerza de una coalición de centro-derecha que apoyaría un segundo Gobierno encabezado por Anibal Cavaco Silva.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS