Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida la madre del niño desaparecido en Cubelles por su presunta implicación en la muerte del bebé.

Catherine Duflos, madre del niño de 13 meses que desapareció el pasado 2 de abril en Cubelles, fue detenida anoche por su presunta implicación en la muerte de su hijo. El cadáver del niño Guillermo Fuentetaja fue hallado en la mañana de ayer semienterrado en la arena, debajo de una embarcación varada en la playa de la localidad desde el pasado verano. Fuentes del Gobierno Civil de Barcelona precisaron que la madre había sido detenida "con carácter preventivo" a la espera del resultado de la autopsia, que se nevará a cabo hoy.

El hallazgo se produjo a las diez de la mañana cuando dos empleados del club náutico movieron la barca para revisarla ante las inminentes vacaciones. El cadáver pudo ser identificado por la edad y la descripción que existía sobre las ropas que vestía el niño en el momento de la desaparición: un gorrito de lana blanco, un jersei y un mono de color azul.El forense Francesc Hernández, que se personó en la playa, adelantó que la muerte del niño podría haberse producido hace más de dos meses, justo en las fechas de su desaparición. Hernández señaló que, en una primera inspección, el cadáver no presentaba ninguna señal de violencia, "aunque su avanzado estado de descomposición hace muy difícil estas apreciaciones", precisó.

A media tarde, fuentes del Gobierno Civil de Barcelona informaron que "no se ha practicado detención alguna al no existir, por el momento, indicios racionales de que se haya cometido ningún delito". Sin embargo, a las diez de la noche, 12 horas después del hallazgo, las mismas fuentes confirmaron que Catherine Duflos, de 33 años, se encontraba detenida: "Se trata de una detención preventiva a la espera del resultado de la autopsia", señalaron.

La mujer se encontraba en el cuartel de la Guardia Civil de Vilanova i la Geltrú desde la mañana. Ella y el padre del niño, José Luís Fuentetaja, fueron citados por el Juzgado de Instrucción de Vilanova i la Geltrú, donde su titular, Ramón Maciá, les comunicó el hallazgo del cadáver. La pareja, que acudió al juzgado acompañada de su primer hijo, Jonathan, de cuatro años, tiene su residencia habitual en Cubelles, localidad próxima a Vilanova.

José Luis Fuentetaja, de 35 años, es pintor y trabaja a 14 kilómetros de Cubelles, en Sitges, donde tiene su estudio.

Una vez informados del hallazgo, la pareja -siempre acompañada por su hijo mayor- se desplazó en su propio vehículo, aunque escoltada por la Guardia Civil, al cuartel de Vilanova i la Geltrú.

Extraña desaparición

La desaparición de Guillermo Fuentetaja fue denunciada el pasado día 2 de abril. El pequeño contaba con 13 meses de edad y desapareció del cochecito mientras paseaba con su madre. La desaparición fue advertida por la recepcionista del Ayuntamiento de Cubelles y el cabo de la Policía Municipal de la localidad, a quienes la madre pidió que cuidaran de Guillermo y de su hermano Jonathan mientras ella se entrevistaba con el aparejador municipal.La madre explicó que mientras transitaba con sus dos hijos por el paseo marítimo, una señora de unos 50 años ataviada con un chándal rosa le pidió que le dejase tener en brazos al pequeño. Esta mujer, que no ha podido ser localizada, fue, según la versión de la madre, la última persona que vio a Guillermo y que, además, demostró interés por él.

Las investigaciones realizadas hasta ahora señalan que el niño sólo pudo ser víctima de un hipotético secuestro durante su estancia en un parque infantil, donde la madre perdió de vista durante unos, momentos el cochecito para atender a su otro hijo.

Uno de los lugares por donde Catherine Duflos reconoció haber pasado durante su paseo con el niño está a menos de 10 metros de donde ayer fue hallado el cadáver. La zona fue registrada en su día por la Guardia Civil, pero durante esa operación no fueron revisadas las numerosas embarcaciones varadas en el lugar.

Las dimensiones y peso de la embarcación que ocultaba el cadáver hacen muy dificil que pueda ser movida por una sola persona. Como consecuencia de este hecho, el juez estima que el niño no llegó por su propio pie al lugar, sino que debió ser trasladado hasta allí por una o vanas personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 1987

Más información

  • El cadáver fue hallado semienterrado en la playa debajo de una barca