"Yo vi como murió ese muchacho"

"Yo vi cómo murió ese muchacho, y es incierto que se revolviera o que chocara contra un policía, igual que es incierto que se hubiera quitado las esposas", afirmó ayer Manuel Vas, de 24 años de edad, que, aproximadamente a las 6.30 de la tarde de ayer, se personó en el cementerio para hablar con la familia de la víctima y ponerse a disposición del juez. Desde, aproximadamente, las 5.15, el juez y el comisario de Alcalá estuvieron presentes en la realización de la autopsia.Manuel Vas declaró que él se encontraba paseando en el parque, pasando el rato, cuando vi a un muchacho que iba corriendo, con las manos esposadas a la espalda. Le perseguían un policía de paisano, al que conozco, se apellida Serrano, y tres policías nacionales más, uno más adelantado que los otros, a pocos metros de distancia del muchacho. El policía de uniforme que iba primero gritó 'alto o disparo' y disparó un tiro al aire. El policía que iba detrás recogió el casquillo. Luego el policía volvió a disparar, y el muchacho que corría cayó a plomo al suelo, como un tronco seco. Los policías trajeron una manta de un coche patrulla, pusieron al chaval en la manta y le metieron en el coche. Cuando le metieron, el muchacho iba de bruces en la manta, y volví a verle las manos, esposadas atrás".

Más información

El único testigo añadió que en el momento de producirse los hechos había por las inmediaciones al menos 15 personas, algunas de las cuales "tuvieron que ver lo que pasó, igual que yo". El testigo se lamentó de que nadie, salvo él, se haya prestado a declarar.

El juez y el comisario

A la salida del depósito de cadáveres del cementerio municipal, el juez Pedro Vicente Cano tuvo conocimiento de que allí mismo se encontraba un testigo, del que hasta entonces no había tenido noticias. El juez Cano manifestó que el testigo debía ir a conúsaría a prestar declaración y dijo alcomisario de Alcalá, Carlos Garrido, que también había estado presente en la autopsia, que le llevara el testigo el viernes al juzgado para tomarle declaración.

El comisario Carlos Garrido insistió, al Conocer la existencia de un testigo y su versión de los hechos, en que la del agente era la del encontronazo y el consiguiente disparo fortuito. "Claro que consiguió liberarse de las esposas. Por eso corrió como lo hizo", afiadió. El comisario comentó que el día anterior a la muerte de Felipe Domínguez, otro joven, presunto cómplice del fallecido, también intentó escapar de forma similar, y fue detenido sin disparar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de junio de 1987.