Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'verdes' y la actriz 'porno' Cicciolina animan las elecciones italianas

Los verdes y la actriz porno ítalo-húngara llona Staller, más conocida como Cicciolina, animan la campaña electoral italiana a escasas fechas de la cita de los próximos 14 y 15 de junio. Los primeros reflejan el espacio político que no llenan los partidos parlamentarios. La segunda, en la lista radical por Lazio, es un componente entre cómico y serio, con un punto de oportunismo, que grita contra la hipocresía de los políticos y la represión sexual.

ENVIADO ESPECIAL, Para las seis de la tarde del pasado domingo, los verdes convocan en la plaza Navona, de Roma, uno de los escasos mítines de su campaña. El ambiente es relajado. Como uno de los presentadores indica, se trata de una reunión tranquila, con degustación de té incluida. La gente se sienta en torno a mesas en las que está colocado a modo de mantel un cartel de la lista verde con el símbolo del movimiento: "El sol que sonríe". "No somos un partido, sino la expresión de un vasto archipiélago ecologista, anima lista y pacifista que, con sus propuestas culturales y políticas, quiere frenar el desastre ambiental", dice su programa.Es la primera vez que se presentan a unas elecciones generales, aunque debutaron en las regionales de 1985, donde lograron el 1,9% de los votos.

"No aspiramos a convertirnos en partido y deseamos conservar nuestro carácter de movimiento. Queremos utilizar el Parlamento como caja de resonancia, pero nuestra lucha está en la calle", afirma a este diario uno de los dirigentes verdes, Massimo Scalia, profesor de Física en la universidad de Roma.

Scalia, cuarentón y con un aire que recuerda al escritor Manuel Vázquez Montalbán, explica que el movimiento lucha por la defensa del medio ambiente, la sustitución de la energía nuclear por otras fuentes alternativas y la eliminación de los bloques militares. "Mandaremos al Parlamento una patrulla verde para explotar las contracciones, de las demás fuerzas políticas. Queremos romper la disciplina de los partidos y constituir un grupo independiente", dice el profesor Scalia, quien pronostica un mínimo de un 2,5% de apoyo electoral.

En el otro extremo de la capital italiana, llona Staller, Cicciolina, fotomodelo, cantante y actriz porno, se despoja de su vestido de hada dos veces al día en un espectáculo político de los radicales de Marco Pannella, que la han reclutado astutamente.

"Vota Cicciolina, vota al número 49 de la lista de Lazio", dice a un público más interesado en ver su cuerpo que en oír a dos afiliados radicales, a quienes se increpa y se arroja objetos mientras, bajo la atenta mirada de dos agentes de policía, explican que Ilona, de 37 años, rubia y de ojos azules, hija de un funcionario público húngaro, se presenta para denunciar la censura, la hipocresía política y la represión sexual.

"Consolar a Andreotti"

"Defiendo y vivo de la pornografia. Ha sido una elección voluntaria. Quiero ayudar al cicciolino Panella a luchar contra el hambre en el mundo, a reivindicar la educación sexual en las escuelas, eliminar el pudor y alentar a hacer el amor. Si voy al Parlamento trataré de consolar a Andreotti y a todos los diputados", dice en su camerino a EL PAÍS. El veterano político democristiano ha dicho con un tono socarrón que le dará mucho gusto que la actriz esté en el hemiciclo, pero vestida. Los niños le piden autógrafos a la salida y hombres de media edad miran con insistencia su pecho. "¿Sabe lo que ha dicho el líder republicano, Giovanni Spadolini? Prefiero los cines de luz roja y Cicciolina que los fondos negros", en alusión a ,la corrupción política que existe en Italia. "La gente dice que es obsceno que Cicciolina se desnude en público, pero más obsceno es que Andreotti haya sido absuelto de todo escándalo político a lo largo de sus 30 años de vida política", afirma por su parte el secretario general del Partido Radical, Giovanni Negri, quien fue personalmente el que reclutó a llona.El periodista y escritor Enzo Biagi declara: "Todos se escandalizan del desnudo de Cicciolina, pero es grave que no suscite igual sentimiento que el pueblo italiano esté siendo desnudado todos los días en el Parlamento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de junio de 1987

Más información

  • Los radicales intentan llenar un vacío político