Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MONTAÑISMO

100 escaladores participan en una competición de tres días en Patones

La localidad madrileña de Patones es el escenario desde ayer del I Premio de Escalada Madrid 87, que finalizará mañana, domingo. Esta competición cuenta con la participación de más de 100 deportistas, hombres y mujeres, entre los que se encuentran los mejores escaladores del país. Los pemios son en metálico, y concretamente el ganador se llevará 200.000 pesetas. Las competiciones se desarrollan sobre las paredes que hay detrás de la presa del Pontón de la Oliva y son a vista, es decir, previamente se abren itinerarios nuevos que no pueden ser vistos por los participantes hasta el momento de la la prueba.

Las eliminatorias se realizaron sobre vías de una dificultad de 6c y 6c+, para hombres, y 6a para mujeres. La máxima dificultad de escalada en España es de 8a. Estas cifras marcan la dificultad de los pasos en una pared, que puede ser incluso más inclinada de la vertical, extraplomada, por lo que se deben escalar techos. Anteriormente se efectuaban estos pasos con una especie de escalerillas con tres peldaños que se denominaban estribos. En la actualidad se efectúa por los montañeros pasando a fuerza de brazos.Los escaladores ahora, sólo utilizan sus manos y sus pies. Antes recurrían a métodos más artificiales. Únicamente usan empotradores, en lugar de clavijas, para su seguridad. El empotrador, aparte de ser más seguro, se utiliza porque nunca rompe la roca.

Cada participante tuvo que cubrir dos itinerarios de escalada y pasaron a semifinales los 18 que ascendieron los dos o lleguaron más alto en cada uno. En caso de empate se tiene en cuenta el tiempo empleado. En semifinales la dificultad será de 7a para hombres y 6b para mujeres, y en la final (a la que llegarán 7 escaladores) será de 7b y 6c respectivamente. El primer premio masculino es de 200.000 pesetas y el femenino de 75.000.

Quinta prueba

Esta es la quinta competición que se disputa este año en España. Anteriormente se han celebrado en Panticosa (Huesca), Riglos (Huesca), Leiva (Murcia) y Oliana (Cataluña). Entre los 101 participantes, 90 hombres y 11 mujeres, parten como favoritos los madrileños Txavo Vales (ganador en Riglos y Leiva) y Francisco Javier Orive (campeón en Oliana), el catalán Joan Olivé, el asturiano Francisco Blanco y el navarro Carlos García. Entre las mujeres destacan la catalana Montse Pascual y la madrileña Reyes Gonzalez.La escalada deportiva, denominación aceptada popularmente, a pesar de su gran dificultad es una actividad totalmente segura, especialmente en competición. Los modernos elementos de seguro han convertido las caídas en un resbalón sin importancia. El escalador queda colgando de una cuerda y puede continuar ascendiendo. En competición, el que se cae queda descalificado y es descendido hasta el suelo.

Este tipo de escalada, en la que se prescinde de ayudas artificiales para ascender y sólo cuenta la preparación fisica y mental del deportista, ha constituido toda una revolución en este deporte al escalarse paredes que eran consideradas imposibles. De hecho en algunos paises, como Italia, los escaladores se consideran "atletas de la pared" y están integrados en la federación de gimnasia.

Actualmente en casi toda Europa se organizan pruebas y en la URSS hace años son populares. Sin embargo, al principio fueron vistas con recelo por los puristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de mayo de 1987