Las acusaciones de fraude obligan a detener el recuento de votos en Filipinas

La comisión electoral del Gobierno filipino manifestó ayer que había dejado de contar votos en varias zonas de Filipinas ante las crecientes acusaciones de fraude e irregularidades.Un portavoz declaró que la comisión ha recibido más de 50 peticiones de anulación de las elecciones legislativas del pasado 11 de mayo por supuestos casos de compra de votos, robo de urnas, intimidación a electores y otras quejas.

El recuento extraoficial de sufragios efectuado por Namfrel, un equipo independiente para la vigilancia de las elecciones, muestra que los candidatos de la presidenta Corazón Aquino han conseguido hasta ahora 23 de los 24 escaños del Senado y ganan la mayoría de los 200 de la Cámara Baja. Namfrel ha escrutado cerca del 49% de los 26 millones de votos emitidos. Las cifras contrastan, sin embargo, con las iniciales de un recuento oficial parcial, que daba a 12 candidatos de la oposición una ligera ventaja en algunas zonas.

El recuento de votos fue suspendido en al menos ocho distritos electorales del centro y del norte de Filipinas tras las quejas presentadas por candidatos de la oposición y de la Administración, según el portavoz. El líder opositor, Juan Ponce Enrile, ha amenazado con acciones de masas si no se anulan las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de mayo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50