Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'EUROPA 51'

Retrato de mujer

Europa 51 es la segunda película de Roberto Rossellini interpretada por su entonces mujer en la vida real, Ingrid Bergman. Mucho había llovido desde los primerizos días de Roma, citta aperta y Paisà, descarnados documentos sobre el ser humano y, sus destinos históricos que trascienden la condición académica del neorrealismo. La anterior con Ingrid fue Stromboli, detta di Dio, y ya ahí Rossellini elevó su mirada siempre analítica a cimas del alma. De ejercicio espiritual puede hablarse también a propósito de Europa 51. Pero, alto, un ejercicio sin cuerpo de ejercicio, sin pasar la cámara por la autopista de lo experimental.El proceso de Rossellini en depurar cada vez más su cine de cualquier elemento decorativo, de cualquier vértice argumental, de cualquier asomo de ficción o grandilocuencia artística, proceso que llevaría su filmografía a la aplastante sinceridad de India, Viva I'Italia o La prise de pouvoir par Louis XIV, ese proceso pasa inevitablemente por Europa 51. Ahí empieza a germinarse un cine a cada título más despojado de aderezos.

Europa 51 es, básicamente, el retrato de una mujer que sufre un cambio. Que pasa de una vida aireada y pasablemente despreocupada a un período de reflexión al que conducirá el suicidio de su hijo (los hijos, los seres jóvenes, recuérdese, son para Rossellini fuente de causas trágicas: el final de Germania, anno zero, contenía el más sobrecogedor de los suicidios que en cine han sido, el del muchacho sin futuro ni apenas pasado, mucho menos presente). Que quiere redimir su pecado ayudando al prójimo en un acto muy cristiano. Y que, finalmente, verá su causa tomada por el mundo como un acto de locura. Padecerá el psiquiátrico y la intolerancia.

Patético, como se ve, este retrato de mujer. Rossellini, con su objetivo se diría que invisible, recorre su rostro sin dejar enigma moral alguno por despejar.

Narrando un proceso de redención/autodestrucción a través de fragmentos compactos, sintéticos y austeros. Y conformando con todos ellos, y con la capacidad de Ingrid Bergman para crear en el suyo a un personaje verosímil, una película inmensa, intensa, densa.

Europa 51 se emite esta noche por TVE-1, a las 2.05 de la madrugada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1987