Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no ha contestado a la invitación para el Primero de Mayo

El PSOE no ha contestado todavía a la invitación cursada por la Unión General de Trabajadores (UGT) para participar en los actos conmemorativos del Primero de Mayo. El partido ni siquiera ha anunciado verbalmente quién representará a esta organización en el mitin con que la UGT celebra esta jornada, a pesar de haber sido requerido en distintas ocasiones por miembros de la central socialista. Sólo Joaquín Leguina, como secretario general de la Federación Socialista Madrileña; Javier de Paz, como secretario general de las Juventudes Socialistas, y Juan Barranco, como alcalde de Madrid, han confirmado hasta ahora su asistencia.Los carteles anunciando las distintas intervenciones en el mitin organizado por UGT para el Primero de Mayo han sido ya confeccionados, y en ellos no aparece representación alguna del PSOE a nivel confederal. La UGT remitió hace días una invitación al partido pidiendo que designaran la persona que había de representa al partido en estos actos. No ha habido hasta ahora respuesta, a pesar de que, personalmente, miembros de la ejecutiva confederal del sindicato socialista se han dirigido a "los compañeros de Ferraz" para acelerar los trámites.

La UGT, ante el silencio del partido, ha optado por imprimir los carteles, que, por primera vez, no recogen representación oficial del partido socialista. El año pasado fue el secretario de organización, Txiqui Benegas, quien se dirigió a los congregados en la Casa de Campo, de Madrid, en la jornada del Primero de Mayo, y su nombre aparecía junto al de Nicolás Redondo, secretario general de UGT.

A pesar de que fuentes ugetistas limitaran la ausencia de "los compañeros del partido" en los carteles a "un problema de tiempo de la imprenta", lo cierto es que -como han confirmado algunos sindicalistas-, se trata, en definitiva, de una prueba más de que las relaciones entre ambas organizaciones se mantienen distantes y frías.

De hecho, las citadas fuentes matizaron que "ya nos imaginábamos que el partido intentaría cargar sobre nosotros la responsabilidad de que no aparezcan en esta ocasión en los carteles del Primero de Mayo". En opinión de estos medios, "son susceptibilidades que no son tan inocuas y que demuestran que la situación continúa crispada".

Las relaciones entre partido y sindicato están en lo que alguien ha calificado como "situación encallecida".

En ambientes ugetistas se teme que cualquier contacto institucional entre Felipe González, presidente de Gobierno, y Nicolás Redondo sea interpretado como "foto de la reconciliación", cuando "lo que hay que llegar a entender es que los dos tendrán que verse y hablar por sus respectivos cargos, pero el problema de comunicación no es en ningún caso ése".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1987