Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO

Pérez Sala, en el Mundial de turismos en el Jarama

El español Luis Pérez-Sala correrá hoy en el circuito del jarama la prueba correspondiente al Campeonato del Mundo de Turismos. Un campeonato que, por primera vez, alcanza la categoría de Mundal y en el que el británico Bernie Ecclestone, el hombre que controla el complejo entramado del Circo de la Fórmula 1, parece muy interesado en controlar en un próximo futuro. La belleza y espectacularidad de estos coches -que guardan bastante similitud con los de la calle-, así como sus impresionantes prestaciones -como los de la Fórmula 1 de hace unos alos-, dan a esta competición un atractivo especial. La carrera, de cuatro horas de duración, comenzará a las 11 horas.Con más de 300 caballos de potencia, estos aparatosos turismos son capaces de rodar por el tortuoso circuito del Jarama -que se ha quedado ya muy pequeño para las competiciones actuales- en unos tiempos que hasta hace sólo unos años únicamente los monoplazas de Fórmula 1 podían alcanzar.

Aunque con motores menos potentes que muchos de sus rivales, los nuevos BMW M-3 parecen los coches a batir esta temporada. La superior potencia de los Ford Sierra Cosworth, Maserati o Holden Commodore, o la manejabilídad de los Alfa Romeo no son suficientes para batir a los numerosos y competitivos M-3 oficiales y privados en la competición.

Españoles en carrera

Entre los numerosos participantes en esta carrera, cuya fecha dista mucho de ser la idónea para una prueba de estas características-, estaban previstos los españoles Carlos Sainz y Jesús Pareja, que iban a compartir un Ford Sierra Cosworth de la escudería de Andy Rousse. El primero de ellos es probablemente el mejor piloto español de rallies de todos los tiempos, y el segundo terminó en tercera posíción absoluta el pasado domingo en el Mundial de Sport-Prototipos. Sin erribargo, ante la calidad de los pilotos españoles -que seguramente podría haber puesto en evidencia al propio Rousse-, y a pesar de estar todo preparado por parte española, el británico decidió a última hora no alquilar su coche, con lo que dejé en tierra a ambos.El que sí que correrá, al volante de un, BMW M-3, es Luis Pérez-Sala, quien trata de rehacer su temporada tras el fracaso en su objetivo de acceder al Circo de la Fórmula 1. El español, falto de apoyo económico para seguir en su ascendente carrera deportiva, tuvo que renunciar a última hora a participar en la Fórmula l aunque finalmente encontró de nuevo un hueco en la Fórmula 3.000 y en el Mundial de Turismos, donde pretende demostrar su valía a la espera de que alguna marca española decida apoyarle en su meritoria ascensión y situar-le en la Fórmula 1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 1987