Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las inversiones en la plaza de La Remonta ascienden a 1.800 millones

La plaza de la Remonta, que es, con 11.000 metros cuadrados, la mayor plaza porticada de Madrid y de las más grandes de España, se convertirá en núcleo de reunión y elemento simbólico del distrito de Tetuán. En conjunto, sus costes se han elevado a 1.805 millones de pesetas -de los que el Ayuntamiento ha aportado 840-, incluyendo todo el equipamiento cultural, social y comercial. La inauguración tendrá lugar el próximo miércoles.

La plaza de la Remonta va dotado además de un complejo equipamiento en torno a la plaza: un centro socio-cultural (con un club para ancianos, talleres para jóvenes y un centro de salud buco-dental), una comisaría (financiada por el Ministerio del Interior), un Instituto de Enseñanza Media que albergará a 2.000 alumnos (aportación del Ministerio de Educación y Ciencia), 132 viviendas de promoción pública y un centro comercial y un aparcamiento subterráneo con 140 plazas (financiados por la iniciativa privada). La inversión del Ayuntamiento ha sido, en total, de 840 millones.El resultado es una plaza porticada más grande que la plaza Mayor, con el ladrillo como elemento predominante y un templete de música en su centro geométrico. Las zonas verdes ocupan una cuarta parte de la superficie. La superficie total afectada por la reordenación es de 20.000 metros cuadrados.

"Hasta ahora, las grandes plazas de que disponíamos en el distrito, plaza de Castilla y Cuatro Caminos, eran nudos de conexión, puntos de tránsito. La Remonta es otra cosa, es un ágora", dice Leandro Crespo, presidente de la Junta. Y añade que los primitivos moradores de estas tierras, llegados recién terminada la guerra de África, difícilmente podrían imaginar que el lugar donde acamparon e instalaron su cuartel iba a ser con el tiempo la plaza más grande de Madrid.

La zona de la Remonta ha estado ocupada por dependencias militares desde el siglo pasado, con la misión de proporcionar caballos sementales a las remontas -reemplazo de las bajas sufridas entre los caballos- de las provincias. Tras la guerra civil continuó como cuartel, aunque ya no tenía mucho sentido mantener un depósito central de caballos. Los escuadrones de la Policía Armada entraron a acupar las instalaciones.

Con la primera corporación municipal democrática, la zona de la Remonta -delimitada por las calles de Bravo Murillo, Capitán Blanco Argibay, Azucenas y Müller- se vio ocupada por las cocheras de la EMT y un cuartel sin utilizar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de abril de 1987

Más información

  • La inauguración del lugar será el próximo miércoles