Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA JORNADA DEL MIÉRCOLES

Sarabia encarriló la victoria del Athlétic

La condición física del Athlétic de Bilbao, el arte que emana de Manuel Sarabia y la plenitud de Jesús Gallego salvaron ayer de un traspié al equipo que dirige José Ángel Iríbar, el cual le habría conducido al pelotón de los más torpes, a tener que luchar con otros cinco conjuntos por escaparse del descenso a la Segunda División, que en su caso sería histórico. Contra esa indignidad se alzó primero Andoni Goikoetxea, que empujó a los suyos hacia adelante y, como los empujones no cuajaban en nada, lanzó un trallazo a la escuadra desde 35 metros en un saque a balón parado. Cumplida la faena, tuvo que retirarsevíctima de un tirón muscular y es dudoso que pueda alinearse con la selección nacional en el partido del día 1 contra Austria, en Viena, correspondiente a la Eurocopa.El Murcia, hasta que se retiró Goikoetxea, se mostró entero y maduro. Tente Sánchez y Parra se relevaban para contener la subida de los centrales rojiblancos. Núñez y Pérez García secaban sin agobios a sus pares. Las dudas tan sólo asomaban en el centro de la defensa y en un Amador desconfiado en los balones altos.

Y en eso llegó Sarabia. Cuando el aficionado buscaba una víctima para su sufrimiento, Sarabia cogió un balón tonto en el área y, ante la atenta mirada de sus distantes marcadores, picó la pelota por encima de Amador. Hubo pañuelos para Sarabia, que sabe ya muy bien que habría sido candidato de primerísima fila al tomatazo en caso de que el honor del club hubiera sufrido mácula.

El talento fugaz de Sarabia dio el relevo a Gallego, otro hombre de la quinta de los campeones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 1987

Más información

  • Goikoetxea, con un tirón muscular, dudoso para el partido Austria-España