Iñaki Esnaola

miembro de la mesa nacional de Herri Batasuna, reconoció ayer al programa Lo que yo te diga, de Radio El País, su marcada pasión por el juego, aunque sin llegar a la categoría de tahúr del Misisipí, pues lo suyo es el parchís. Esnaola confesó que se pasa los fines de semana dándole al cubilete y a las fichas de colorines con su madre y su tía en la mesa camilla familiar. Esta emotiva escena, sin embargo, no está desprovista de tensión: le entran deseos de estrangular a su propia madre "porque se ríe mucho cuando me come una ficha". Iñaki Esnaola lleva sus atenciones con las componentes del gineceo familiar hasta el extremo de haberlas acompañado al Vaticano a visitar al Papa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de marzo de 1987.