Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 600.000 personas presenciaron el desfile de carnaval

Más de 600.000 personas presenciaron ayer por la tarde el desfile de carrozas del carnaval, que se inició pasadas las 19.15 en el paseo de la Castellana, a la altura de la plaza de Emilio Castelar. Don Quijote y Sancho, toreros, mulatas, arlequines, traficantes de armas y dictadores subidos en haigas tomaron la calle cubiertos de confetis y serpentinas. La musa, Ana Obregón, desfiló en una carroza diseñada por Antonio Mingote.

Ana Obregón, que apareció en un principio con una superminifalda y una capa roja, cambió después su indumentaria por una falda que cubría al completo sus piernas. En la carroza de la musa, que representaba a una muñeca, desfilaron también cinco cachas que compartieron con Ana los piropos del público masculino y femenino. Los gritos de guapa, morena y macizos les acompañaron durante todo el recorrido.Las farolas de la Puerta del Sol, la corte de felipón, los inventos del diablo y las armas nucleares, entre otros, fueron los elementos más representados en el desfile. Juan Barranco, alcalde de Madrid, presenció el paso de las carrozas desde una de las tribunas. El alcalde, que vestía una cazadora de cuero negra, departió con los miembros de las comparsas.

Los inventos del diablo, una comparsa de estilo veneciano, en la que no faltaban las brujas, las guillotinas y los monjes con cruces de fuego, se llevó el primer premio del concurso dotado con 200.000 pesetas.

El desfile acabó en la plaza de Cibeles con un baile amenizado por el Trío Eléctrico de Madrid con Frutos Tropicais. La fiesta acabó con un castillo de fuegos artificiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de marzo de 1987

Más información

  • Ana Obregón acaparó la atención del públicos