Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa abraza en una audiencia privada a la madre de Alí Agca

Muzeyen Agca, de 50 años, madre del terrorista turco Alí Agca, que el 13 de mayo de 1981 perpetró el atentado contra Juan Pablo II en la plaza de San Pedro, se entrevistó hace unos días con su hijo en la cárcel de Ascoli Piceno y, ayer por la mañana, fue abrazada por el Papa durante una audiencia celebrada en su biblioteca particular.

Muzeyen habla sólo turco, que es una de las pocas lenguas que el Papa no conoce. Pero, no obstante, Juan Pablo II quiso entrevistarse con ella durante siete minutos en silencio.

Muzeyen se echó a llorar cuando, momentos después y ya ante un intérprete, pidió perdón al Papa por el atentado de su hijo. Juan Pablo II, tomando entre sus manos la cabeza de Muzeyen Agca, le respondió: "Ya le había perdonado".

El Papa señaló a los periodistas que el encuentro que había tenido con Muzeyen fue "tan emocionante" como el que tuvo con su hijo en la cárcel, y señaló: "Es una mujer de mucha fe".

La madre de Alí Agca se había presentado ayer por la mañana a las puertas del Vaticano sin haber pedido audiencia. Pero, en cuanto se enteró de su presencia, el Papa quiso recibirla inmediatamente. Con ella estaba su hijo Adnan, de 25 años, que se parece mucho a su hermano. El Papa regaló a la madre de Alí Agca una imagen de la Virgen:

Al abandonar la biblioteca de Juan Pablo II, la madre del terrorista se detuvo un momento y, dirigiendo su cuerpo hacia Oriente, pronunció una oración de bendición musulmana por el Papa.

Alí Agca había prohibido a su madre que viniera a Roma durante el proceso al que fue sometido por el atentado. "Estuvimos mucho tiempo mirándonos a los ojos, después nos abrazamos con fuerza", declaró Muzeyen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 1987