Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frustrada una nueva conspiración golpista en Filipinas, según la Prensa de Manila

Los servicios militares de información filipinos han descubierto un nuevo plan para derrocar el Gobierno de la presidenta Corazón Aquino, que incluía el asesinato del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas filipinas, general Fidel Ramos, y de otros importantes oficiales del Ejército y funcionarios gubernamentales, según informó ayer la Prensa de Manila.Según estos periódicos, que citan fuentes militares, en la conspiración se hallan involucrados miembros de las Fuerzas Armadas leales al dictador Ferdinand Marcos -actualmente exiliado en EE UU- y destacadas figuras políticas del anterior régimen.

Estas informaciones afirman que el intento golpista iba a coincidir con el primer aniversario, el próximo día 25, del derrocamiento de Ferdinand Marcos. Según estas fuentes, el plan incluía actos de sabotaje contra centrales eléctricas y pantanos, así como ataques simultáneos contra cuarteles militares, en todo el país.

Coincidiendo con estas noticias, la presidenta Aquino rechazó ayer los rumores sobre la supuesta destitución del general Fidel Ramos de su cargo de jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas en el marco de una reestructuración militar.

Según la Prensa filipina, el general Ramos -al que se atribuye un papel clave en la neutralización de tres intentos golpistas a lo largo del último año- se enfrenta a una fuerte oposición en el interior de las Fuerzas Armadas filipinas.

Aquino declaró que está satisfecha de la actuación de Ramos y reiteró su intención de mantenerlo en su cargo hasta febrero de 1998, según lo establecido por la Constitución filipina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 1987