Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Bajas más moderadas con un ambiente confuso

Las bajas registradas por los índices de las cuatro bolsas han sido más moderadas que en la sesión anterior, aunque en esta ocasión se ha vuelto a hablar en el parqué de intervención institucional en algunos casos concretos. La situación no gana en claridad, pero al menos se ha conseguido abrir una especie de paréntesis en el proceso vendedor. Las dificultades del sector eléctrico no parecen terminar por ahora, ya que algunas partidas vendedoras importantes están llegando del exterior, aunque casi siempre han sido contrarrestadas por tomas de posición, bien institucionales, bien de particulares, que empiezan a considerar críticos o excelentes los precios alcanzados por los valores eléctricos. Esta misma situación se ha dado con algunos valores industriales de los que mantienen aún su atractivo sobre la expectación. Recuperaciones al límite y los posibles apoyos institucionales le han dado a la jornada un aire semejante al del lunes pasado.El fuerte descenso experimentado por la contratación del miércoles, situándose en poco más de 7,000 millones de pesetas efectivas, indica las dificultades de colocación del papel en esta sesión, dificultades que contrastan con el rápido cambio de posiciones registrado ayer. El grado de liquidez es muy elevado, y el dinero parece quemar en las manos de algunos inversionistas a corto plazo, razón por la que cualquier síntoma de un cambio de orientación produce entradas de dinero en los valores más ágiles. Así las cosas, mientras que el corto plazo se entusiasma con facilidad ante cualquier subida, la mayoría de los operado res vuelve la vista hacia el conjunto del mercado, tratando de hacerse una idea global para poner las cosas en su sitio.

Una primera visión de conjunto no consigue establecer separaciones importantes entre los distintos valores eléctricos, pese a los últimos intentos realizados desde todas las instancias posibles. Esto se traduce en un movimiento al unísono de todo el grupo, y sólo la recuperación de la contratación de FECSA permitiría ver si el mercado es capaz de hace r diferencias entre sociedades. La nueva baja de 4,33 puntos sufrida por el sector, a pesar de que los precios tuvieron un comportamiento más positivo, indica que no han terminado los problemas.

El sector bancario, también con exceso de papel, recurrió a la limpieza de fondos para tratar de convencer a los inversionistas de que el final del proceso descenciente está próximo. Los siete grandes, con sólo tres excepciones, dieron cuenta de sus saldos vendedores respectivos, lo que no evitó que perdieran entre 18 y 45 enteros. Bilbao, con un avance de 30 enteros, y Central, que repitió su cotización anterior, fueron los únicos resultados positivos del grupo. El volumen de contratación duplicó al de la jornada anterior, y se sitúa por encima de los 700 títulos, al tiempo que entre los valores de segunda fila también se prodigaron los recortes. La situación. al cierre era lo suficientemente confusa como para impedir cualquier tipo de predicción, por lo que por el momento habrá que remitirse a la trayectoria de los índices generales, único dato fiable de la jornada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS