Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE audita y rechaza la producción de dibujos animados 'Mofli, el último koala'

Televisión Española ha rechazado, el material de la serie de dibujos animados Mofli, el último koala, dirigida por Jordi Amorós, por falta de calidad. La serie fue objeto de una auditoría interna en la que se denuncia que la gestión de su producción ha sido "muy deficiente" y que TVE desembolsó algo más de 61 millones de pesetas sin existir un material filmado "en condiciones para ser emitido"; TVE-2 tenía previsto emitirla el próximo domingo. La directora general de RTVE, Pilar Miró, remitió la auditoría al Consejo de Administración.

El Informe de control de gestión del expediente de producción especial 'Mofli, el último koala', remitido por Pilar Miró al Consejo de Administración de RTVE, y al que ha accedido este periódico, está fechado en Madrid el día 29 del pasado mes de diciembre. La auditoría relata el accidentado proceso administrativo de esta serie de dibujos animados que estaba previsto emitir por TVE-2 este próximo domingo.El contrato entre TVE y la productora, Equip Studio Animación, SA, comienza a elaborarse el 17 de septiembre de 1984, a partir de la idea y proyecto que presenta Jaime González, y se formaliza el 13 de febrero de 1985. El primer proyecto consta de 26 capítulos de una duración comercial de media hora, por cuyos derechos de explotación TVE se compromete a pagar 130 millones de pesetas. La productora se compromete, por su parte, a entregar dos avales bancarios por importe de 26 millones de pesetas cada uno como garantía de los dos primeros pagos que tiene que efectuar TVE.

Sin embargo, el 24 de julio de 1986 se formaliza un nuevo contrato, "por expirar el plazo de entrega contemplado en el anterior", y se reduce en un 50% el número de episodios. "El precio que TVE, SA, pagará por estos 13 capítulos", se escribe, "será de 65 millones de pesetas, de los cuales 61.360.000 pesetas se reconoce haber anticipado".

El informe describe los trámites administrativos, en particular la liberación de uno de los avales de 26 millones de pesetas una vez que la Subdirección de Producciones Asociadas, Coproducciones y Producciones Especiales recibiera y conformara los ocho primeros episodios, mediante escrito firmado el 10 de septiembre por Salvador Augugtin, jefe del servicio de producciones asociadas, en ausencia del subdirector, Juan Manuel -Martín de Blas.

Contrato y calidad

La auditoría informa que no se cumplió el contrato porque se pagó aquel dinero sin estar "en posesión de los capítulos preparados y listos para emitir". El actual jefe de producciones especiales, Eduardo Esquide, escribió el pasado 24 de diciembre que "las calidades mínimas exigibles según se determina en las prescripciones técnicas del contrato no se cumplen" y que "no da por aceptados estos materiales".Añade el informe que la gestión de esta producción por parte de la citada subdirección "ha sido muy deficiente, toda vez que TVE ha desembolsado un total de 61.350.000 pesetas sin existir a la fecha de terminación de esta auditoría el material filmado o grabado, que representa la contrapartida al gasto incurrido, en condiciones para ser emitido, habiéndose incluso liberado uno de los dos avales (...)". Se comenta que han sido conformadas algunas facturas "sin aplicar el adecuado rigor" y que "las acciones seguidas en todo el proceso no se ajustan a los controles internos mínimos requeridos para salvaguardar los intereses patrimoniales y económicos de TVE".

La auditoría se efectuó después de haberse producido el relevo de equipo directivo. La dirección de TVE se limitó a manifestar ayer, a través de su jefatura de prensa, que se están auditando todos los anteriores contratos, y que en este caso se ha decidido no aceptar el material producido. Juan Manuel Martín de Blas, anterior responsable de esta producción, manifestó que, no haría declaraciones hasta conocer el contenido de la auditoría. Martín de Blas fue nombrado subdirector de programas por el equipo de Pilar Miró, pero dimitió al poco tiempo por discrepancias con la dirección. La auditoría es posterior a esa dimisión Salvador Augustin, quien ha sido nombrado jefe de producción de vídeo por el actual equipo, manifestó: "Es posible que no tuviéramos que pagar, en pura ortodoxia, pero lo hicimos para salvar la producción. No se trata de un Walt Disney, pero su calidad está por encima de la media. Supongo que si se rechaza es por problemas de talonaje en las primeras copias de laboratorio. Yo estoy muy tranquilo. A veces no se puede aplicar con rigor la letra del contrato. Hemos tenido una auditoría anual en el departa mento y no se han detectado irregularidades, aunque efectivamente hay cosas por mejorar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de enero de 1987