Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex músico 'pop' de Córdoba mata a su padre siguiendo un ritual de brujería

Álvaro Rafael Bustos, de 33 años, ex miembro del grupo pop Trébol, ha sido detenido en Córdoba tras confesarse autor de la muerte de su padre, Manuel Bustos, de 70 años, ex director del conservatorio de música de la ciudad, a quien clavó una estaca de madera en el corazón cuando se hallaba durmiendo en la cama en la medianoche del domingo. El hecho, parece estar basado en algún rito o ceremonia de exorcismo. En el primer interrogatorio, en la madrugada del lunes, Álvaro Bustos se declaró culpable del crimen. En su declaración afirmó haber matado a su padre "porque encarnaba el mal".

La muerte de Manuel Bustos, una personalidad muy conocida en Córdoba, ya que había sido director del Conservatorio de Música de la ciudad y catedrático de violín durante varios años, fue muy violenta. Hacia la medianoche del pasado domingo su hijo Álvaro le clavó una estaca de madera en el corazón mientras se encontraba en la cama.Ayer no se conocían todos los detalles del crimen, pero el parricidio tal vez estuvo precedido de una ceremonia de exorcismo o rito satánico.

Álvaro Bustos utilizó el método de la estaca de madera (al parecer, parte del palo de la fregona), útil que, según los libros de brujería, constituye el elemento para acabar con el mal que algunas personas llevan en su interior si se les causa la muerte al clavársela en el corazón.

Manuel Bustos era viudo y habitaba con su hijo una vivienda de dos plantas, en la calle de San Eulogio, en pleno centro de Córdoba. Alvaro Rafael ocupaba la planta superior de la casa, y su padre vivía en la parte de abajo. Las circunstancias que siguieron al crimen aún no se conocen con precisión.

Vigilar el cadáver

De las declaraciones en comisaría se deduce que, una vez cometido el delito, el hijo quiso quemar al padre, pero algo le hizo recapacitar y abandonó este propósito. Una vez que falleció el padre, su hijo transportó el cadáver al coche Seat 127 propiedad del ex director del conservatorio y lo introdujo en la parte trasera del vehículo.Después lo dejó aparcado en una callejuela del centro de la ciudad, entre la avenida de Cervantes y la del Gran Capitán, "con la intención de vigilarlo antes de que se reencarnara", señaló Álvaro Bustos en su declaración.

El parricida tenía la creencia de que su padre iba a reencarnarse tras su muerte, por lo que le hacía visitas a breves intervalos para percatarse de que aún se encontraba en el interior del coche.

Un familiar de la víctima fue quien avisó a la policía del presunto parricidio, ya que una enorme mancha de sangre en la cama del padre le hizo sospechar que éste hubiera sido asesinado. La policía cordobesa estuvo más de 24 horas investigando el caso sin resultado alguno, ya que, aunque se tenía casi la total certeza del crimen, no aparecían el cadáver ni el presunto asesino.

Durante este tiempo, Álvaro Rafael Bustos fue visto por algunos conocidos en un estado de gran excitación, deambulando por la ciudad. En la madrugada del día 6, cuando se dirigía a comisaría a entregarse, según su propia declaración, fue detenido por la brigada de policía judicial que investigaba el caso

Alvaro Rafael es soltero y fue fundador del trío de música pop Trébol, formado en 1972 y que tuvo pequeños éxitos en los primeros años del decenio de los setenta, como Carmen o Mira mis manos. Carlos Catalá y Jorge Crespo eran los otros miembros del trío, que se disolvió en 1977 y que nunca tuvo gran resonancia.

El presunto asesino se encontraba en paro y era mantenido por su padre. Alvaro Bustos es muy aficionado a la lectura de libros de brujería, magia negra y exorcismo. Al parecer, no se encontraba bien psíquicamente, aunque es una persona simpática con sus amigos y de un agradable trato en sus relaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 1987