Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo March amplia su red al comprar sucursales al Bank of Credit and Commerce

El grupo March negocia con el Bank of Credit and Commerce International (BCCI) para adquirirle cuatro sucursales con el objetivo de integrarlas dentro del NatWest-March o del Banco de Asturias. Con esta operación, el BCCI, el antiguo Banco de Descuento, que a junio de este año ha perdido 256 millones de pesetas, opta de forma clara por transformarse en un banco de negocios y con pocas oficinas en sitios considerados claves, mientras que los bancos en los que participa la familia March mantienen su política de expansión. La operación tendrá un coste inferior al inmovilizado de las cuatro oficinas.

El BCCI, que en julio de 1983 adquirió al Fondo de Garantía de Depósitos el paquete mayoritario de acciones del Banco de Descuento, va a culminar con la venta de cuatro oficinas -Vigo, La Coruña, Logroño y Burgos- un proceso de reducción de su presencia en varias ciudades españolas y su transformación en un banco de negocios. El proceso se inició desde el mismo momento de la adquisición del Banco de Descuento con reducciones de personal. Pero la operación de compra del Banco de Descuento, una de las más caras para los adquirientes, no ha dado los resultados estimados.El grupo March, con la adquisición de estas cuatro nuevas oficinas mantiene su intención de ampliar su presencia en la península, lo mismo que hace unos meses cuando adquirió 15 locales que pertenecían al grupo del Banco de Vizcaya. Enaquella ocasión solo compró las instalaciones mientras que en el caso del BCCI la adquisición es de los locales, el activo y el pasivo de las oficinas y la mayor parte del personal de estas agencias pasará a formar parte del grupo March. En principio las cuatro oficinas aumentarán la cifra del NatWest-March, aunque es posible que una pase al Banco de Asturias.

El BCCI pagó al Fondo de Garantía de Depósitos 2.500 millones de pesetas por las acciones del Banco de Descuento. A cambio recibió un crédito de 4.000 millones de pesetas a 10 años de amortización y una exención de coeficientes por dos años. Los compradores, un banco de capital mayoritario paquistaní, se comprometían además a prestar 1.500 millones de pesetas (algo más del 10% de sus depósitos), a nulo tipo de interés, a su nueva filial para ayudarla al proceso de saneamiento. Todo ello para tratar de generar los recursos necesarios para absorber unas pérdidas de unos 16.000 millones de pesetas, el doble que los depósitos de terceros.

Una de las cláusulas más sorprendentes de la oferta de compra del Banco de Descuento por parte del BCCI fue la inclusión de un hipotético consejo de administración en el caso de que acabara siendo el adjudicatario.

Consejeros comunes

Entre las personas designadas se encontraba Juan Antonio García Díez, ex vicepresidente económico del último Gobierno de UCD y miembro del bufete que se encargó de representar los intereses paquistaníes en esta operación de compra. García Díez sigue siendo consejero del BCCI en la actualidad, pero desde muy pronto se vinculó con el grupo March, al acceder a.la presidencia de la empresa Uralita.Junto a García Díez estaba en el bufete Carlos Bustelo, ex ministro de Industria con UCD, que en el momento de la adjudicación del Banco de Descuento era ya consejero del Banco de España. Por parte del Fondo de Garantía de Depósitosnegoció la venta del Banco de Descuento José Enrique García Romeu, que había sido subsecretario de Economía con García Díez hasta que ambos abandonaron el Gobierno tras la victoria electoral del partido socialista.

Fuentes del grupo March señalaban ayer que en la negociación para la compra de las cuatro oficinas del actual BCCI "no tienen nada que ver las personas que en su momento participaron en la compra del antiguo Banco de Descuento y que en la actualidad siguen vinculadas a esta entidad y al grupo March".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 1987

Más información

  • La operación se realiza absorbiendo el personal y el pasivo de las agencias