Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agua de Solares recibirá una inversión de 1.250 millones de pesetas

El presidente del Gobierno cántabro, Ángel Díaz de Entresotos, manifestó ayer, tras el acto de toma de posesión del nuevo consejero de Economía y Hacienda, Miguel Ángel Castanedo, su confianza en el futuro de Agua de Solares, empresa pública que la Diputación regional desea reprivatizar.Entresotos se refirió a los proyectos de reflotamiento de la empresa, que requerirá una inversión de 1.250 millones de pesetas, de los cuales 437 son recursos propios; 312 millones se solicitarán, como subvención, del gran área de expansión industrial de Castilla y León, y otros 500 millones se obtendrían mediante un crédito del Banco de Crédito Agrícola. Según Díaz de Entresotos, tal inversión permitiría vender unos 175 millones de envases al año.

Agua de Solares llegó a comercializar en la década de los setenta, cuando registró su máximo auge, 103 millones de envases, mientras que en el último ejercicio sólo vendió ocho millones, Io que es considerado una pésima gestión por los 56 trabajadores de la empresa.

El nuevo consejero de Economía y Hacienda, Miguel Ángel Castanedo, 38 años, ingeniero de Caminos, sustituye a Fernando R. y Rodríguez Acuña. El ex consejero Rodríguez, horas antes de ser cesado, había dirigido sendas cartas al presidente del Tribunal de Cuentas y al fiscal jefe de la Audiencia Provincial, denunciando presuntas irregularidades en la adjudicación de la empresa a Sodercan, entidad para el desarrollo industrial de la región, concretamente en el juicio ejecutivo y posterior subasta del balneario y agua de Solares, promovido en su día por la firma Gavia, a quien se debían 45 millones.

El comité de Agua de Solares mantuvo, anteayer, una entrevista con Díaz de Entresotos para hacerle saber su inquietud tras las dificultades que las irregularidades denunciadas por el consejero cesado podrían acarrear a la proyectada reprivatización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 1987