Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE LA DERECHA

Herrero de Miñón tendrá "todos los poderes" en Alianza Popular hasta el congreso extraordinario

Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón tendrá "todos los poderes", como vicepresidente ejecutivo, para dirigir Alianza Popular (AP) como sucesor interino "de hecho" de Manuel Fraga hasta la celebración de un congreso extraordinario del partido, que deberá convocarse para el próximo trimestre, es decir, antes de marzo. Gerardo Fernández Albor, presidente de la Xunta y actual vicepresidente primero de AP, quedará como presidente interino, aunque sin carácter ejecutivo. Esta "solución de compromiso" fue adoptada anoche por el Comité Ejecutivo de AP, que mantuvo una reunión de doce horas de duración que, en algunos momentos, adquirió un carácter sumamente tenso, según algunos de los asistentes.

El acuerdo mediante el cual Herrero de Miñón tendrá el control de AP hasta el congreso extraordinario se adoptó por unanimidad de los 41 miembros del Comité Ejecutivo y será sometido en la mañana de hoy a la Junta Directiva Nacional, máximo órgano decisorio de AP entre congresos. Los dirigentes aliancistas se mostraron seguros de que la junta aprobará, por gran mayoría, los acuerdos logrados ayer.Herrero vio triunfar sus tesis sólo parcialmente, dado que él preconizaba la no celebración del congreso extraordinario hasta después de las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de junio. Lo mismo ocurre con el también vicepresidente del partido Alfonso Osorio, quien pretendía hacerse cargo del partido hasta la celebración de un congreso extraordinario, que, según Osorio, tendría necesariamente que celebrarse antes de marzo. Así, ni uno ni otro vicepresidentes enfrentados vieron plenamente triunfantes sus tesis, pero tampoco plenamente derrotadas. Por otra parte, ninguno de ellos, así como tampoco Fernando Suárez o cualquier otro de los miembros de la ejecutiva, renuncian a la posibilidad de presentarse a la presidencia de AP en el congreso extraordinario, lo que hace presagiar una posible lucha por el poder a lo largo de los próximos meses.

El congreso extraordinario será preparado por una comisión de seis miembros, presidida por Félix Pastor Ridruejo, que tendrá la competencia de nombrar a las otras cinco personas. Esta decisión forma parte también del compromiso global entre los sectores de AP enfrentados, dado que Pastor ofrece garantías de "limpieza absoluta" en la preparación del congreso.

Los acuerdos adoptados ayer se contienen en un comunicado de cuatro puntos, que fue leído por el secretario general del partido, Alberto Ruiz Gallardón, quien, presumiblemente, continuará en el puesto hasta la celebración del congreso.

El primer punto del comunicado lamenta el rechazo de Fraga a mantenerse en su puesto, aunque se acepta su decisión. Los puntos segundo y tercero proclaman a Fernández Albor como presidente del partido, para, inmediatamente después, señalar que delega sus poderes, con carácter irrevocable, en Herrero de Miñón, debido a las "responsabilidades en la Xunta de Galicia" que tiene contraídas Albor. El cuarto y último punto propone que la Junta Directiva Nacional convoque con carácter urgente un congreso extraordinario en el primer trimestre de 1987, creándose la comisión de seis miembros presidida por Pastor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 1986

Más información

  • Gerardo Fernández Albor ostentará la presidencia interina del partido