Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS ELECCIONES VASCAS

Xabier Arzalluz descarta una coalicion del PNV con Herri Batasuna

El presidente del Partido Naconalista Vasco (PNV), Xabier Arzalluz, destacó ayer lo que calificó de victoria del "bloque nacionalista" en los comicios vascos, culpó a Carlos Garaikoetxea del descenso electoral del PNV y aplazó cualquier pronunciamiento de su partido sobre la mejor forma de gobierno para Euskadi a la celebración de un proceso asambleario interno. El presidente del PNV negó que exista la posibilidad de coalición de su partido con Herri Batasuna. "Nosotros no pactamos con fuerzas extraparlamentarias", dijo. El máximo dirigente nacionalista explicó el ascenso en el número de escaños de HB por la moderación de su campaña y "el apoyo con el que cuenta la negociación [lema de la campaña de HB] entre amplios sectores de la población vasca".El dirigente nacionalista afirmó que la mayoría de escaños obtenida por los socialistas no corresponde a un apoyo mayor del electorado, sino a los resultados de aplicar la ley electoral. Arzalluz subrayó también "la importancia de que la derecha españolista quede desbancada en el País Vasco".

Arzalluz no descartó mantener conversaciones con otros partidos, pero resaltó que la decisión definitiva sobre la actuación del Partido Nacionalista Vasco en la nueva legislatura la tomarán las asambleas locales, regionales y nacional del partido. Arzalluz afirmó: "Es posible que Ardanza vuelva a ser lendakari, pero hay una diferencia entre lo que es posible y lo que es probable. Yo no lo creo probable".

El presidente de la ejecutiva nacionalista hizo su primera valoración de los resultados electorales al pie de una escalera en un hotel de Bilbao. Ante una multitud de simpatizantes nacionalistas, pidió a sus militantes "más ánimo que nunca". La alocución de Arzalluz fue interrumpida constantemente por afiliados que pedían la independencia del País Vasco o que el PNV pasara a la oposición.

El PNV había congregado a sus afiliados en un hotel. La confianza inicial pasó a convertirse en tensa decepción, primero, y en tenso entusiasmo, después, tras la intervención de Arzalluz. Cuando el líder nacionalista se dirigía a sus seguidores, en medio de un enorme tumulto, el anuncio de la pérdida de un diputado por parte del PSE-PSOE en Guipúzcoa produjo la euforia general hasta conocer, que Eusko Alkartasuna, el partido de Carlos Garaikoetxea, era el beneficiario de la pérdida socialista.

Las críticas a Garaikoetxea, contra el que se corearon insistentemente gritos de "traidor", y los lamentos sobre el futuro de la televisión o la policía vascas fueron constantes a medida que avanzaba la noche. Arzalluz criticó a Garaikoetxea por "aprovecharse de una imagen y un nombre" hecho en el Partido Nacionalista Vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de diciembre de 1986